Cosas de reyes

Cosas de reyes

Vamos a terminar esta semana hablando de cosas de reyes. Hoy te voy a contar tres detalles culinarios que tienen que ver con Alfonso XIII y que seguro te van a sorprender.

Las pastas del consejo.

Hay en Madrid un antiguo obrador que se llama El Riojano. Abrió sus dulces puertas durante el reinado de Isabel II y más de un siglo después continúa endulzando a los madrileños y a todo aquel que quiera adentrarse en un pastelería histórica, cuyo mobiliario apenas ha cambiado y que mantiene la decoración isabelina de antaño. De hecho, tiene el privilegio de contar con piezas cedidas por la reina María Cristina de Habsburgo, la Virtudes.

Y fue precisamente ella quien encargó al obrador que elaborara unos dulces para su hijo, el rey Alfonso XIII. La cuestión es que siendo ella regente todavía, el pequeño rey, pues era un niño, se veía obligado a asistir a las Consejos de Estado que, como a todo niño, le aburrían soberanamente y nada le interesaban. Por eso, necesitaba un premio para que se portara como un adulto. De ahí nacen las famosas pastas del consejo.

pastas del consejo.

El origen de las tapas.

Y pensar que cuando estaba escribiendo «En los ojos del rey» no encontraba ningún punto en común con este rey…

Dicen, y esta es una de las leyendas que tanto me gustan, que estando el rey Alfonso XIII en una venta andaluza, el viento de levante quiso presentarse como es él, así de golpe y potente. Esta presencia no deseada hizo temer al rey que el chato de vino que estaba degustando se llenara de tierra, por eso, pidió una loncha de jamón que sirviera para tapar su vaso.

Una vez que el viento había amainado, el rey se tomó con gusto aquella loncha con la que acompañó el caldo. Y es que no hay duda de que el vino entra y sienta muy bien acompañado de una pequeña tapa y si es de jamón mejor que mejor.

Bebida de reyes.

Bebida de reyes.

Dubonnet, es una bebida creada por el francés Joseph Dubonnet, de ahí su nombre. Un licor que se hace con vino fortificado, especias, hierbas y una pequeña cantidad de quinina. Destinada en principio para evitar que los legionarios se contagiaran de malaria y que termina por ser el aperitivo preferido de las clases altas.

Durante el exilio del rey Alfonso XIII en París, cada día, el barman del casino de Montecarlo le preparaba un cóctel de Dubonnet con angostura al que le puso «cóctel Alfonso XIII» en su honor.

Además, el Dubonnet era el licor preferido por la Reina Madre de Inglaterra, así como por su hija, la reina Isabel II. La diferencia es que ella lo acompaña de hielo y a esta versión se le conoce como «Zaza», por el diminutivo de Isabella.

Y hasta aquí los tres cosas de reyes.

Recuerda que si te gustan mis artículos puedes suscribirte para recibir cada viernes uno nuevo en tu correo y pasar a formar parte de esta comunidad lectora.

Formulario de inscripción

¿Dónde puedes compara mis libros? En Amazon, Corte Inglés, Casa de Libro, en la editorial o en cualquier librería. También puedes hacerte con la versión digital en Amazon por menos de tres euros. Te dejo por aquí los enlaces.

En los ojos del rey. Novela histórica con la que conocerás al último Borbón antes de la Democracia.

Diario de un amor confinado. Una novela con tintes románticos que pronto será histórica.

2 thoughts on “Cosas de reyes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies