La mansión de los Navas de José Antonio Gónzalez Queiro es una novela policíaca en la que se mezclan y desarrollan dos estratos sociales; por un lado, el mundo de los criados, por otro el de los señores. Ambos mundos separados por el arriba y el abajo dentro de una mansión.
La mansión, a su vez, se convierte en la otra protagonista de la novela, pues todo sucede entre sus muros. Pocas son las veces que nos encontramos fuera de sus dominios.

La familia Navas esconde más secretos y misterios de los que puedes llegar a imaginar. Sorprenden todos los hechos que se van sucediendo, cuando crees que se va a resolver el misterio, surge otro.

Ambientada en la España de los años 50, esta novela policíaca recuerda a las de Agatha Christie, llegando a ser tan impecable su redacción, planteamiento y consecuente desarrollo de la acción que, si la lees sin saber quién es el autor, bien podría llevarte a pensar que la autoría es de la autora reina del género policíaco.

Otro de los aspectos que destacan en esta novela es sin duda la ejecución de los personajes. Bien diferenciados los señores de los criados por el suelo de la mansión, conocemos lo que piensan y lo que sucede a la vez en ambos lados de la casa.

La construcción de los personajes es meticulosa. A través de sus palabras o de lo que otros dicen de ellos, vamos forjando la imagen y actitudes de cada uno de ellos. El lenguaje desempeña aquí un papel fundamental, así podemos apreciar la diferencia entre un nivel social y otro.
En definitiva, es una novela policíaca muy bien construida a la que merece la pena dedicar tu lectura porque te hará disfrutar manteniendo la atención desde la primera hoja.