Baby y Crista

Baby y Crista

Baby y Crista. Beatriz y Cristina, las hijas de Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg.

Siempre andamos centrados en las vidas de los herederos y olvidamos otras que resultan mucho más atractivas. Este es el caso de las infantas Beatriz y Cristina, conocidas familiarmente como Baby y Crista.

Las dos hermanas, hijas de Alfonso XIII, crecieron en el imponente Palacio Real de Madrid rodeadas de lujos, cenas de gala y una gran corte que ya se presentaba obsoleta. Vivieron los últimos coletazos de una monarquía arcaica que desembocó en la Segunda República.

Han llegado a decir de ellas que fueron las Leonor y Sofía de hoy, pero no es así.

Son muchas más las diferencias que las similitudes. Pese a compartir parte de la misma sangre, no hay grandes semejanzas, más bien diferencias.

Mientras Beatriz y Cristina jamás asistieron a la escuela aprendiendo en Palacio todo, Leonor y Sofía acuden a clase de manera habitual cursando sus estudios como cualquier joven de su edad.

Bien es cierto, que las infantas de antaño, Baby y Crista, fueron unas mujeres muy cultas que además dominaban varios idiomas. Dos niñas muy unidas a las que educaron dentro de unos cánones protocolarios estrictos. Por otro lado, algo muy similar a lo que viven hoy las hijas del rey.

Sin embargo, la gran diferencia entre ambas parejas de hermanas y que no podemos pasar por alto es el título; las hijas de Alfonso XIII fueron infantas, pero Felipe VI cuenta con una princesa y una infanta. Sí, Sofía es infanta y Leonor es princesa.

De ahí, que pese a la gran unión que puedan tener ambas, siempre contarán con vidas muy distintas, porque mientras una es posible que sea reina, la otra seguirá siendo infanta. Esto implica una gran diferencia en la educación, pero sobre todo, en sus vidas. Diferencias que ya hemos empezado a percibir entre una y otra. Sin embargo, las otras hermanas, disfrutaron de vidas completamente paralelas, ya que ninguna estaba llamada a ser reina.

La buena relación entre ambas ha quedado siempre patente; unidas ante la adversidad o disfrutando de las ventajas de ser hijas de los reyes de España.

Como los Borbones en general, fueron amantes del deporte que practicaban con su padre Alfonso XIII en la terraza del Palacio Real que da al Campo del Moro o incluso en el salón del trono. ¿Imaginas al rey en tan majestuoso lugar haciendo deporte con sus hijas? Claro, es que hay que verlo con la mente de la época y es que lo que para nosotros es un museo o lugar para admirar, para ellos era su hogar.

Allí, entre aquellos muros estudiaban, jugaban, aprendieron el idioma de los signos para hablar con su hermano Jaime, asistían a las sesiones de cine después de cenar junto a sus hermanos, padres, abuela y otros miembros de la corte o celebraron sus primeras cenas de gala.

Curiosamente, las dos coinciden en señalar un día como el peor de sus vidas; aquel en el que partieron al exilio.

De nuevo, debemos situarnos en el momento y no visualizarlo con la mente de hoy. Con independencia de todo lo que iban a perder, supongo que esto es algo que analizaron a posteriori, el temor por lo desconocido y el desconcierto ante lo que estaban viviendo, impactó en ellas.

Contaban con 19 y 21 años y la noche en la que Alfonso XIII partió hacia el exilio, recordemos que lo hizo un día antes, ellas y el resto de la familia tuvieron que soportar y sufrir los ataques hacia el palacio de los que ya celebraban el triunfo de la república.

Si el exilio marcó sus vidas, la hemofilia también fue importante en su devenir.

De hecho, dos de sus hermanos murieron por dicha enfermedad heredada de su madre.

Esto es importante, porque el rey no quería casarlas por miedo a que sus maridos sufrieran lo mismo que él si engendraban hijos hemofílicos.

Finalmente, ambas pudieron contraer matrimonios felices, por amor y crear sus propias familias libres de la temida enfermedad.

Beatriz se casó con Alessandro Torlonia y tuvieron cuatro hijos. Fruto del matrimonio de su primogénita es el televisivo conde Lequio. De modo, que Baby era su abuela materna.

Cristina contrajo matrimonio morganático con Enrico Marone-Cinzano, viudo que aportaba dos hijos al matrimonio.

Las vidas de Baby y Crista, dos longevas infantas de una época que poco tienen que ver con las de la nuestra, fundamentalmente porque las nuestras no son las dos infantas.

Si te gusta, no olvides compartir el artículo. También puedes suscribirte para tomarte el café de los viernes con la comunidad lectora. Cada viernes un nuevo artículo en tu correo.

Formulario de inscripción

Loading

Si quieres lecturas fresquitas para el verano, te dejo el enlace de compra para tu Kindle de mis novelas. Si las quieres en papel y recibirlas firmadas, no dudes en escribirme a info@martinezsonia.com

2 thoughts on “Baby y Crista

  1. Que interesante relato para los amantes de la monarquía española. Invita gustosamente a obtener el libro para saber culturalmente más, sobre la interesante historia de nuestra España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies