Curiosidades históricas

Curiosidades históricas

Hoy abro un nuevo capítulo de curiosidades históricas. Prepara la maleta porque nos vamos a Egipto y a Roma.

Ya sabes que en la actualidad nos las damos de modernos; sin embargo, alguien dijo que todo está inventado, afirmación que no puede ser más cierta.

En pleno siglo XXI/21 ─no me he vuelto tonta, esta aclaración es necesaria para que dentro de unos años las generaciones post números romanos puedan saber a qué siglo me estoy refiriendo. Puedes leer este artículo para más información: Adiós, números romanos─ las generaciones más jóvenes se creen modernas sin ser conscientes de que, como mucho, solo modifican lo que ya existe.

Te pongo un ejemplo. Hace poco le dije a mi hija que me rechiflaba lo que había hecho. ¿Te qué?, me preguntó. Me rechifla, que me encanta, contesté.

A lo que me replicó: Mamá, por favor, eso ya no se dice. Ahora decimos me flipa.

Entonces quien se echó unas risas fui yo. Si tenemos en cuenta que eso lo decía yo cuando tenía su edad (y sigo usando el verbo flipar), es posible que la próxima expresión que se ponga de moda sea me rechifla. Me explicó que también dicen qué wuay, pero ahora lo escriben con la w. En resumen, modificaciones de lo que se puso de moda en los años 80, pero que se habían inventado mucho tiempo atrás.

Volviendo al artículo de hoy, ¿sabías que los egipcios ya usaban la ortodoncia?

Sí, lo que estás leyendo. Los egipcios cuidaban mucho su salud bucal, pero orientada más en la estética ya que se consideraba un símbolo de riqueza. Solo los pudientes podían presumir de contar con una boca llena de dientes. Por este motivo, se ponían una especie de prótesis que estaban unidas por cordajes de oro.

Las siguientes curiosidades históricas tienen que ver con la antigua Roma. Por motivos sociales y religiosos, en España nos costó alcanzar una ley de divorcio. Sin embargo, había una ley en Roma en el s. I a. C que permitía que el divorcio fuera efectivo con la sola voluntad de uno de los cónyuges.

Y la curiosidad histórica relacionada con los romanos que te quiero contar hoy está relacionada con los colores.

En concreto con el color púrpura. Y es que los romanos juzgaban por el color de la ropa.

Te preguntarás, qué tendrá que ver este color con las prendas que llevaran. La razón es que los colores naturales, es decir, los que procedían de la lana del borrego era de color amarillento o gris, el color de la ropa de la gente humilde. ¿Por qué? Porque no tenían dinero para tintes caros que procedían del lejano oriente.

Sin embargo, los ricos eran quienes vestían ropajes de colores llamativos que conseguían mediante tintes. Estos colores eran el púrpura, rojo o verde.

Sin lugar a dudas, los romanos hoy hubieran sido los mejores instagramers.

¿Conocías estas curiosidades históricas? Te leo yo a ti ahora en los comentarios.

Recuerda suscribirte al blog para recibir cada viernes un nuevo artículo y entrar a formar parte de esta comunidad lectora.

Formulario de inscripción

Loading

Puedes comprar mis libros en Amazon, en Esstudio Ediciones o pedirlo en tu librería habitual, pero si prefieres recibirlo firmado, escríbeme a info@martineznezsonia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies