Esta semana no visita el blog un escritor. Hoy entrevisto a una persona que con un dibujo y una sola frase es capaz de decir más que muchos periodistas con un artículo. Te presento a alguien a quien admiro y que ha tenido la amabilidad de aceptar mi invitación para charlar un rato sobre su trabajo, la vida y los libros: el humorista gráfico José Manuel Puebla.

Puebla, con la b al revés, una persona rápida y de fluidez envidiable que decidió perseguir su sueño para vivir de él.

Siempre empiezo las entrevistas con la misma pregunta, pero hoy voy a darle una vuelta y te la formularé de otra manera. Para Puebla, ¿quién es Puebla con esa b al revés? Dime la definición que vive en tu cabeza y que nadie sabe.

Uy, pues a ver. Con la b al revés quiero representar esa forma que tengo de darle la vuelta a las cosas. A veces, es que soy un enigma hasta para mí mismo.

Represento las cosas como vivo la vida; mi trabajo es una manifestación de mi forma de ser. Cada día me suelo intentar sorprender también a mí.

Puebla es ecléctico, con muchos intereses diferentes desde la música a la lectura.

Una licuadora. Absorbo lo que se me plantea y la actualidad es una excusa para representar otras inquietudes.

En alguna ocasión has dicho que las viñetas deben estar subordinadas al artículo. Las tuyas, sin embargo, tienen vida propia. ¿Qué es lo que más te preocupa?

El guion.

Forges decía que al humor gráfico hay dos formas de llegar; por un lado, está el chistoso que dibuja; por otro, el dibujante que acaba haciendo chistes.

Primero, hay que buscar el estilo representativo del dibujo y al principio se notan mucho tus referentes. Yo quería, además, decir algo, pero para eso hay que formarse.

A veces adapto el dibujo al texto y otras veces se necesita de caricatura.

En cualquier caso, dibujo para mí, no buscando el like. ¿Para qué quiero tantos seguidores si no me compran los libros? (risas)

Hace unos días, hablando con Isabel San Sebastián, comentábamos la censura que existe en la España de las libertades. ¿Has sentido esa censura a la hora de dar vida a tus viñetas?

Toda una guerrera Isabel.

La censura está a la orden del día. Antes, durante el franquismo, por ejemplo, había una oficina con una persona que se encargaba de censurar. Ahora hay un censor por cada español que se mete en las redes sociales.

Por ejemplo, hago una viñeta sobre un tema determinado que no gusta a un colectivo, pues en las redes ese colectivo se encarga de dejarte claro que no le gusta y si sigues te cae la mundial. Si consiguen que te calles, entonces se ha producido la censura.

Hay que dejar claro desde el principio quién eres.

Mientras media España está que trina con el Gobierno y la otra media con la mitad restante, tú estarás agradecido y feliz con la gran fuente de inspiración que son.

Egoístamente, me viene bien, claro. Pero es que al final es un dislate y yo con lo que más disfruto es con los temas sociales y termino hablando de mis historias familiares que me encantan.

En la política siempre hay algún escándalo y hay días que marcan la agenda. Además, hay que estar muy atento, porque se está intentando hacer la puñeta a las compañías privadas de prensa.

Mira, si te fijas, el «Tratado de psicología de masas» de Gustav Le Bon se está llevando a cabo punto por punto. 

Lo que no interesa nada son tipos como yo que invitan a la reflexión.

Lo puedes comprar aquí.

“Por no Llorar” es una compilación de obras de 2005 a 2009 aparecidas en los Diarios ElFaro, El Economista, ABC o más recientemente en el digital LaInformación.
La selección, ordenada temáticamente, permite una comprensión y disfrute de asuntos que han marcado la agenda española durante los últimos años.
Olfato, dedicación ingenio y maestría con el lápiz son los ingredientes que, macerados en el mortero del mundo ramoniano, el humorista gráfico devuelve al lector.

¿Cuántas viñetas dibujas al día? ¿Qué tardas en crear cada una?

Normalmente, son dos al día, que ya me llevan todo el tiempo, pero cuando no hay un objetivo, una obligación, cuesta.

La parte mental es la que más me ocupa. Algunos días sientes que la idea surge rápido, pero es que en verdad la llevas gestando más tiempo.

Con alguna puedo tardar cinco horas y con otra tres. A veces, he dedicado todo el día a una y no me queda más que media hora para la otra y cuando la veo al día siguiente, me pregunto: ¿esta es mía? y pienso «ha quedado genial, mejor que la otra a la que le dediqué el día».

Esta viñeta, posiblemente sea mi favorita. Hay viñetas que no pasarán de moda nunca, está claro.

Precisamente, esta viñeta abre el libro «No está todo reído».

Cómpralo aquí.

Risa, reflexión e ingenio. El gran humorista gráfico José Manuel Puebla vuelve a la carga con su estilo particular, irónico y transgresor. Después de Si no fuera por estos raticos se atreve con No está todo reído, un compendio de 150 ilustraciones a color que nacen con la idea de hacernos pensar en todo lo que hay que cambiar a través de la poderosa herramienta de la risa. «No hay mejor antídoto para acabar con todo aquello que nos hace mal a la sociedad que a través del humor», dice el autor.

En el libro «Si no fuera por esos raticos» me planteé la idea ya de recopilar aquellas viñetas que siempre tendrán vigencia. La política desde otro punto de vista, sacando los nombres propios del libro.

El libro es una explosión de puntos de vista de la gente anónima sobre esta crisis que ya duraba mucho incluso cuando empezó. «Es una recopilación de reflexiones a fogonazos, a la que tú que estabas tomándote el café a mi lado también contribuiste», dice su autor.

¿Te has planteado alguna vez ilustrar libros?

He tenido alguna experiencia de cuatro o cinco libros, pero más porque querían tener mis dibujos, por ejemplo, «Economía para andar por casa» o «Dejemos de perder el tiempo».

Lo que pasa es que se necesita mucho tiempo y no puedo, tendría que dedicarme a eso en exclusiva.

Dices que leer es necesario, pero reírse es imprescindible. ¿Qué relación existe entre un dibujante y un escritor? Si crees que la hay.

Claro que la hay. Los dos partimos de procesos creativos parecidos. Yo también trabajo solo y durante la fase de documentación necesito aislamiento.

Adoro tu capacidad de síntesis. Como decía en la presentación de esta entrevista, reunir en una frase lo que un periodista desarrolla en un artículo es de envidiar. Haces sentir, provocas emociones y, además, cuentas.

Bueno, intento aprovechar cualquier recurso. A veces, pienso que son microcuentos lo que hago.

Juego con las palabras. Puedo centrarme en una mirada e intento no desviar nada dando toda la importancia al texto. Otras veces es al revés. Pero me gustan las viñetas con diálogos.

¿Qué te queda por hacer?

Es que sigo viviendo del sueño. Yo era profesor de plástica en el colegio Maristas de Cartagena y lo empecé a compaginar con el dibujo y colaboraciones, hasta que un día me dije que me había preparado lo suficiente y estaba listo para trabajar en un diario de tirada nacional. Empecé por el año 2000 en nacional y sigo pensando: ¡qué pasada!

@PUEBLAdibujante Empecé por el año 2000 en nacional y sigo pensando: ¡qué pasada! Clic para tuitear

TEST DE SONIA

Té o café: café cortado.

No soportas: el abuso de poder en todas sus variantes.

Estás leyendo: «SIDI» y releyendo «Matar a un ruiseñor».

Para crear necesitas: escuchar, leer, pensar, pensar mucho.

Y este es Puebla; la persona que ha pensado esa primera pregunta para darme una respuesta pausada, trabajada; el dibujante de la eterna sonrisa que he podido percibir a través del teléfono durante el tiempo que hemos estado conversando.

Gracias por tu generosidad, por abrirte en canal como me has dicho para contestar cada pregunta. Me quedo con el mensaje que transmiten tus palabras: que eres de esas personas que valoran y disfrutan lo que tienen y que has conseguido con esfuerzo diario gozar de tu trabajo.

Cuentas con dos proyectos que pronto verán la luz: un libro de «Historias familiares», esas que tanto te gustan y un recopilatorio para celebrar los diez años de La Verdad.

Te mereces que todo sea un éxito y ahí estaremos para saborearlo contigo.

No olvides suscribirte si quieres recibir cada viernes en tu correo un nuevo artículo. Como lectura de verano, puedes adentrarte en el reinado más sicalíptico con la novela En los ojos del rey.

Formulario de inscripción