Hablamos de novela negra

Hablamos de novela negra

Hablamos de novela negra y lo vamos a hacer de la mano de un escritor que ha irrumpido con fuerza y maestría en el género; él es Jordi Rocandio Clua.

Pero antes, daremos unas pequeñas pinceladas sobre el género. Nos remontamos al siglo XIX para mencionar a Edgar Allan Poe, porque él es considerado el padre del género policíaco. Su detective Augustine Dupin sirvió de modelo a Doyle para crear al más famoso de todos los detectives: Sherlock Holmes.

De este modo, Doyle y también A. Christie serán los fundadores de la novela policíaca, novela que fue evolucionando para dar paso a la novela negra que hoy nos ocupa.

Se considera que la primera novela negra de la historia, «Cosecha roja», ve la luz en 1929 firmada por Hammet y creada sobre la pericia de un detective innominado.

¿Por qué “negra”?

Por un lado, hace referencia a los ambientes oscuros que reflejaban y por otro, tiene que ver con los relatos publicados en la revista Black Mask, así como en la Série Noire francesa.

Dentro de nuestras fronteras, el éxito absoluto llegó de la mano de Manuel Vázquez Montalbán con su detective Pepe Carvalho. Junto a él, no debemos olvidar a Lorenzo Silva y al gran Eduardo Mendoza.

Hoy contamos con la colaboración del autor de «El tapicero de Wisconsin» para hablar del género. En esta novela los inspectores Carney y Johnson tendrán que enfrentarse al asesino en serie más inteligente y meticuloso que han conocido y para el que la puesta en escena es su firma.

Una novela en la que la agilidad y la tensión se dan la mano.

Como gran lector y apasionado de la novela negra, Jordi lo tiene claro. Para él, es el género que habla de los actos que se llevan a cabo en el mundo del crimen profesional y todas sus variantes, aunque hay subgéneros en el que los protagonistas no tienen nada que ver con ese mundo, pero que de un modo inesperado se ven envueltos en problemas de esa índole. Cualquier crimen que se produzca, con su consecuente investigación para esclarecerlo. De hecho, hay tantas situaciones y crímenes distintos que han salido a la luz infinidad de subgéneros.

No cabe duda de que se trata de un género en auge y que atrae a un gran número de lectores, pero ¿por qué se trata de un género tan adictivo?

A todos nos atrae un mundo que no es el nuestro, pero del que sentimos curiosidad. Los procedimientos policiales, entender la mente criminal o cómo funcionan algunas organizaciones fraudulentas. Nos sentimos enganchados por el morbo de ciertas situaciones que solo conoces por las crónicas de los periódicos. Ese mundo prohibido y peligroso te hace subir las pulsaciones y dispara la adrenalina en muchas ocasiones.

Por tanto y teniendo en cuenta esta opinión, Jordi sostiene que no pueden faltar los siguientes ingredientes: Una trama elaborada, con giros, que no sea predecible es fundamental, pero destacaría la creación de unos personajes carismáticos, tanto los buenos como los villanos, que despierten sentimientos en el lector y que les preocupe lo que les pueda pasar. Si no consigues eso, la novela o relato fracasará. No hay nada peor que a un lector le dé lo mismo lo que le va a suceder al protagonista.

Las pruebas deben ser creíbles y elaboradas.

También destacaría que la investigación o pesquisas para solucionar la trama principal sea veraz y con fundamentos claros. No te puedes sacar de la manga una prueba definitiva que te lleve al desenlace sin ser creíble.

Como ocurre con cualquier género literario, el abanico de opciones, tanto de libros como de autores es tan extenso como variado. Habiendo nombrado a autores consagrados, creo que es importante citar también a aquellos que tienen una gran repercusión, pero no han llegado todavía a ese extremo de relevancia. Por ello y dentro del ámbito patrio, quiero destacar a él, a Jordi Rocandio, pero también a Blas Ruiz Grau así como a Alejandro Moreno, porque si quieres profundizar más sobre el género, tienes que conocer su web y podcast sobre novela negra que seguro te atrapará.

Tres escritores imprescindibles del género: @JordiRocandio, @BlasRuizGrau y @AlexMorenoSchez Clic para tuitear

También me gustaría citar a dos escritoras que me fascinan: la americana Patricia Cornwell y la inglesa P.D. James.

Para Jordi, especialista en el terreno, estos son sus cinco imprescindibles:

Thomas Harris y su saga de «El silencio de los corderos», porque es una obra maestra.

Raymond Chandler y su detective Philip Marlowe. Todo un clásico para conocer los orígenes del género.

Jo Nesbo, cualquier novela suya es imprescindible.

Dolores Redondo, porque sus tramas son redondas y la manera de escribir, una inspiración para mejorar como escritor.

Patricia Highsmith y su saga de Tom Ripley. Una manera sublime de mostrar el suspense.

Si te gusta la novela negra, tienes una gran lista de autores para elegir y disfrutar de tus momentos de lectura.

¿Te suscribes para tomarnos juntos el café de los viernes? No te arrepentirás.

Enlaces de interés:

Entrevista a Jordi Rocandio Clua.

Visita la web de Jordi Rocandio Clua.

Web de Blas Ruiz Grau.

La inicial escarlata. Podcast de novela negra de Alejandro Moreno.

Formulario de inscripción

Loading

Si te gusta leer diversos géneros, te recomiendo una novela histórica que te ayudará a comprender la situación actual de la monarquía. El abuelo de nuestro emérito, el rey Alfonso XIII, también acabó exiliado, en esencia, por los mismo motivos que hoy Juan Carlos I.

Una novela con tintes románticos que continúa de plena actualidad y que tiene como objetivo convertirse en histórica. Las nuevas tecnologías han invadido nuestros hogares para facilitarnos las relaciones sociales.

2 thoughts on “Hablamos de novela negra

  1. No estoy de acuerdo en etiquetar todo eso como «novela negra», porque los lectores se pueden llevar sorpresas desagradables. A quien le guste Chandler probablemente no le guste Dolores Redondo y viceversa. La novela negra es la novela criminal que acaba mal y si tiene final feliz, es policíaca o de detectives (si el investigador del crimen no es policía). La novela negra es oscura, deprimente, los poderosos siempre ganan por encima de las leyes y tienen un matiz de denuncia social que no tienen las novelas de detectives, que el malo siempre acaba en la cárcel, sea quien sea. Así que hay que usar bien las etiquetas de los géneros para no fastidiarle la lectura a nadie. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies