Personajes paremiológicos

Personajes paremiológicos

El título de este artículo, personajes paremiológicos, puede sonar raro. Es probable que pienses que no va contigo, pero no te vayas y lee. Estoy segura de que conoces a todos los personajes de los que voy a hablar. Quizá no sepas que se les denomina paremiológicos, pero no pasa nada.

Pasa que te lo explico y desde hoy contarás con una palabra nueva en tu diccionario. Te llevas un dos por uno.

¿Qué es eso de personaje paremiológico?

Según la RAE, paremia es un refrán o proverbio y la paremiología es un tratado de refranes.

Por tanto, los personajes paremiológicos son personas que pasan a la historia a través de la tradición oral mediante refranes o chascarrillos.

Si sabes quién es Espinete, seguro que has oído o dicho más de una vez frases como: «Eres más feo que Picio», «¿Crees que esto es el coño de la Bernarda?», «Tienes más cuento que Calleja», «No vino ni el Tato» o «Como Pedro por su casa» entre otras muchas más.

Hoy vamos a saber quiénes fueron Picio, Bernarda, Tato, Calleja y Pedro.

Picio y su fealdad.

Óleo sobre lienzo de Goya “El tío Paquete”. Museo Thyssen-Bornemisza

El señor Picio no siempre fue feo, no. Lo que tuvo fue mala suerte debido a un golpe de suerte. Tranquilo, te lo explico que es más fácil de lo que parece.

Picio era un zapatero granadino que no se sabe por qué (al menos yo lo desconozco) fue condenado a muerte y cuando aún se encontraba asimilando su pena, le comunicaron que había conseguido el indulto. Tal fue el soponcio que le dio que perdió el pelo, las cejas, las pestañas y unos bultos le deformaron la cara. A partir de entonces pasó a ser conocido como el feo y de ahí, eso de ser más feo que Picio.

Bernarda y su coño.

Sobre la buena de Bernarda hay muchas versiones históricas y hasta divertidas, pero no se ha llegado a ningún quorum. Lo más probable y aceptado es que Bernarda fuera una prostituta y aquí se acaba el asunto. Se dice que se marchó a Marruecos durante el conflicto del Rif para sobrevivir económicamente vendiendo sus servicios sexuales a los soldados enviados por Alfonso XIII. Al parecer, se encoñaron tanto con la Bernarda que desatendieron sus labores bélicas buscando siempre el momento de encontrarse con ella. Mira que si el culpable del desastre del Rif hubiera sido el coño de la Bernarda y no la mala gestión del rey. Ya sabes que puedes conocer esta parte de la historia en mi novela En los ojos del rey.

Como la versión de la prostitución es algo muy obvio, te voy a contar la leyenda que es mucho más interesante de lo que pueda ser la realidad. Hay quien sostiene que no era prostituta sino santera. Ahí lo llevas.

Al parecer, todo lo que se pasaba por la vagina (tanto coño me resulta ya demasiado vulgar), se curaba. De hecho, era tan curativa que se organizaban expediciones para meter la mano entre las piernas de la Bernarda.

Calleja y su cuento.

Saturnino Calleja

El señor Calleja sí que es un personaje contrastado y más fiable que Bernarda, porque de verdad existió. Él fue editor de una colección de cuentos infantiles que lo llevaron a la fama. De ahí que decir que tienes más cuento que Calleja tenga todo el sentido.

El Tato y su presencia.

Torero el Tato

El Tato era un torero del S. XIX que acudía a todos los eventos y fiestas a los que estaba invitado. Vamos, no se perdía ni una. Era lo que se dice el perejil de todos los guisos y si no iba a algún sarao es que no merecía la pena o estaba en alguno mejor.

Pedro y su casa.

La expresión «Como Pedro por su casa» tiene en su origen una connotación positiva, sin embargo, en la actualidad la usamos para referirnos a alguien con exceso de confianza.

El Pedro de esta expresión no era otro que el rey Pedro de Aragón y el dicho originario fue «entróse como Pedro por Huesca» en referencia a la victoria de Pedro I en esta ciudad. Como digo, esta frase era completamente positiva y dentro de este sentido de positividad ha derivado a «como pez en el agua».

Seguro que te vienen a la memoria muchos más personajes paremiológicos ahora, porque en nuestra lengua, historia y literatura se cuentan por montones, siendo innumerables los ejemplos y sus procedencias de lo más diversas.

Ahora ya sabes quiénes son y de dónde vienen las personas que nombras dentro de aquellas frases que pasaron a nuestra lengua a través de la cultura oral: los personajes paremiológicos.

No olvides suscribirte al blog para recibir cada viernes un nuevo artículo en tu correo y entrar así a formar parte de esta comunidad lectora. Sin ti no sería posible esta aventura literaria, gracias.

Formulario de inscripción
Loading

Si te gustan mis artículos, seguro que también disfrutarás con mis libros.

Y si además quieres participar con una buena causa, regala el cuento Pablo Capitán Pirata, porque todos los beneficios de este libros se destinarán íntegramente a la Asociación Pablo Ugarte que lucha contra el cáncer infantil.

4 thoughts on “Personajes paremiológicos

  1. ?️Cada vez disfruto mas nadando en tus bellas e interesantes lecturas. Gracias por compartirlas. Bendiciones????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies