Etiqueta: #libros (Página 1 de 2)

Comprar un libro por su portada. ¿Sí o no?




Una vez me dijo una persona muy leída e instruida, que debido a la cantidad de libros que hay en el mercado en los últimos tiempos y con portadas tan atractivas, había tomado la determinación de comprarlos atendiendo a aquella que le llamaba más la atención. Claro que estoy hablando de alguien que lee mucho y más; ah, y con un poder adquisitivo importante. Esto facilita todo siempre, porque cuando tienes que contar cada euro, la cosa cambia.

Entonces, ¿estamos ante una nueva práctica de compra de libros?

Resulta evidente que estas preguntas tienen sentido únicamente cuando hablamos de autores noveles, no conocidos y que carecen de fama. Los demás, venden solo con su nombre.
Así que, me he puesto manos a la obra y he pedido opinión a tres grupos de personas bien diferenciados: escritores, lectores y libreros.
Los escritoresconsultados a través del grupo de Facebook El escritor emprendedor lo tienen claro en su mayoría: la portada por sí sola no es lo más relevante. ¿La estética es importante? Sí, pero sin una sinopsis atrayente y un título llamativo, no hay compra. Por tanto, el valor de un libro lo aporta la sinopsis.
Los escritores, por lo general, son mucho más exigentes a la hora de seleccionar lecturas. Desde luego, no se dejan engatusar (me encanta este verbo) por la belleza de una portada. Primero atenderán al título y sinopsis y, en caso de recibir el aprobado, es cuando abren el libro para leer esa primera página.

La escritora Gabriella Campbella la que admiro y sigo, como tantos miles de escritores, hace referencia a un sector que tiene especial relevancia: Amazon. Las encuestas realizadas en Amazon por parte de escritores para valorar la decisión de comprar de un libro, queda de la siguiente manera:

–  Portada
– Reseñas
– Descripción
Este es el orden que los lectores que compran en esta plataforma siguen como un mantra a la hora de hacer click en el botón de compra.

Primero te entra por el ojo, después debes cerciorarte de que a otros les ha gustado. Claro, presuponemos que lo que atrae al vecino a nosotros también (por suerte, no actuamos igual con el marido/mujer de la vecina). Por último, estoy casi decidido a comprar el libro, pero, quizá es interesante saber de qué va la vaina, ¿no?, pues voy a leer la sinopsis.

Los lectores consultados en Facebook e Instagram, por su parte, están divididos. Los hay que se decantan por la portada llegando a comparar los libros con los vinos. Si la etiqueta de un vino te llama la atención y decides darle una oportunidad, ¿por qué no hacer lo mismo con un libro y, en este caso, su portada? De este modo puedes vivir una experiencia positiva o negativa.



Estos lectores opinan que se trata de una buena forma de conocer a autores nuevos a los que, si no es por esa llamada de atención de la portada, no te hubieras acercado.

Otro grupo importante es el de los lectores que se acercan a los libros como al cine. Buscan previamente información sobre el libro y no suelen salirse de su norma.
Incluso, alguno opina que la portada es más un motivo de exclusión. Si esta no resulta atractiva, no le dará la oportunidad a la sinopsis.
Finalmente, he hablado con Luis Compés, presidente de la Asociación de Escritores de Madrid y librerode Notting Hill, librería de Alcalá de Henares.
Luis lo tiene claro, una mala portada puede arruinar la venta de un libro.
Recuerda que estamos hablando de autores desconocidos, porque los consagrados no necesitan ni una buena portada ni un buen título, ya que su nombre vende por sí solo.
Por tanto, la portada, dice Luis, es la primera llamada de atención, después es necesario un título que conecte con el lector, esto es básico para captar el interés. Porque sin duda, una portada sola no vende.

Y lo deja muy claro con este símil:

“La portada es ese lugar al que vas a pescar, el título es la caña y el subtítulo el cebo”.

Introduce aquí, eso es importante y nadie había hecho referencia, el concepto del subtítulo en el que los lectores encuentren la necesidad de leer el libro.

Conclusión: la portada importa y mucho. No es determinante, pero sin duda, se trata una importante tarjeta de visita.

Para ti, ¿es importante la portada? Cuéntamelo en los comentarios.

5 momentos para leer

     
 
   

Si te gusta leer, el tiempo no es una excusa. Hoy te voy a demostrar que, si de verdad te atraen los libros, son varios los lugares y momentos en los que puedes encontrar esa unión con la lectura.

 
Sí, ya lo sé. Cuando te apasiona leer, lo que necesitas es un momento especial para esta actividad. Habrá quien piense que es un sacrilegio como mínimo lo que voy a proponer, pero no nos engañemos, hay veces, días e incluso temporadas, en las que no disponemos de tiempo casi ni para realizar nuestras funciones vitales. Por eso, estarás de acuerdo conmigo en que hay que buscar ese momento.
Reconozco que la lectura es para mí una adición, un vicio como otro cualquiera. Es por este motivo que se convierte en una necesidad encontrar tiempo para leer. Vale, también hace que me concentro en los libros con mucha facilidad. Puede caer una bomba a mi lado y no enterarme.
 
Jugamos cada día con el tiempo en contra. Es una realidad que nos sucede a todos. Desearíamos que el día contase con unas horitas extras y poder llegar a todo. Por desgracia, o quizá, por fortuna, no es así. Cada día recibimos un regalo de 24 horas que debemos extender y aprovechar al máximo.
 
Por eso, en este post te voy a ayudar a encontrar esos momentos aprovechando los tiempos perdidos.
 
Para mí, el día cuenta con muchos pasillos. Sí, es un símil tonto, pero muy visual. Los pasillos de las casas son los momentos perdidos del día. Si lo piensas, ¿para qué sirven los pasillos? Para perder espacio, ¿verdad? Una buena organización de los metros haría innecesaria la presencia de estos espacios perdidos. Sólo hay que pensar un poco y distribuir mejor las estancias.
 
Con los días ocurre lo mismo que con las casas; tenemos demasiados pasillos, demasiados tiempos muertos.
 
 
Por eso, te invito a elegir una lectura que te lleve rondando tiempo, ese libro que compraste en la última feria del libro, esa novela que te han dejado los reyes, el libro de relatos que te regalaron por tu cumpleaños. ¿Estás listo? Pues vamos a encontrar todos esos pasillos que tiene el día para aprovecharlos al máximo.
   1- El primer pasillo es el transporte público. Todos los días vas a trabajar en bus o en metro. Vale, pues calcula el tiempo que tardas entre ir y volver, seguro que media hora te sale fácil y tirando por lo bajo. Normalmente empleas ese tiempo en pulir la huella dactilar de tus dedos de tanto acariciar la pantalla del móvil. Verás cuando te quedes sin ellas y en tardes una hora en renovarte el DNI porque no detecta el aparatejo tus huellas. Esto es verídico, vamos que a mí me ha pasado. Pero a lo que iba. Dedica ese tiempo a la lectura. Si vas leyendo, el trayecto se te hará más corto. Recuerdo que cuando yo iba a trabajar en metro, me inmiscuía tanto en la lectura que tenía que poner una alarma en el móvil para no pasarme de parada. Había calculado el tiempo que perdía de casa al trabajo y decidí emplearlo en bajar aquella montaña de lecturas pendientes.
 
 
     2- Por las tardes, soy madre. Esa es mi ocupación y preocupación desde que los niños salen del cole. Pero, además de filóloga, escritora y madre, soy una fabulosa gestora de tiempos. Sí, siento presumir así, pero es la realidad. Cuando quieres y/o tienes que hacer en el día más cosas de las que puedes, tienes dos opciones:
a)  Convertirte en un héroe de cómic y emplear tus ultra poderes para detener el tiempo, alargar las horas, hacerte invisible o simplemente desaparecer.
 
b)  Aprender a gestionar el tiempo y priorizar tareas.
 
En mi caso pertenezco al segundo grupo, aunque debo reconocer que me encantaría estar en el primero. Pero no me voy a desviar del tema. Las tardes son como las casas antiguas del centro de Madrid: grandes, largas y con muchos pasillos. Hay que gestionar ese tiempo y dedicarlo a las cosas que más te gustan y puedes hacer en esos tiempos muertos, por ejemplo, leer. Mientras espero en la puerta del colegio, siempre leo. Luego vienen las extraescolares con sus largos pasillos. La de libros de relatos que he devorado esperando en los entrenamientos… También aprendí a hacer punto. Mis hijos tienen, tejidos por mí, gorros y bufandas de todos los colores, pero eso no importa ahora.
 
Si tienes hijos, seguro que cuentas con muchos tiempos muertos, muchos pasillos, que puedes emplear en leer.
     Ya sé, tranquilo, te estoy oyendo. No tienes hijos y además vas al trabajo en coche. Muy bien. Entonces tú no tienes excusa. Eres el p*¤¢ amo de tu tiempo, majo. Organízate.
   3- Si no tienes hijos, lo más probable es que tengas las tardes libres. No te alteres, espera, deja que me explique. Verás, es el momento de aprender gestión de tiempo. Las tardes, cuando son para uso y disfrute propio (independientemente de las tareas laborales, el perro, la compra …) hay que gestionarlas. Se puede hacer de todo. Créeme, si quieres, puedes. Yo tengo marido, hijos, trabajo, la casa, hago deporte y he gestionado mi tiempo para poder hacer lo que me gusta: leer y escribir. Este último mes, por ejemplo, he leído 6 libros aprovechando esos pasillos o tiempos muertos.
   4- Si tienes hijos, puedes además aprovechar una tarde a la semana para hacer una lectura conjunta. Si te ven leer, ellos también leerán y es una de las mejores herencias que les puedes dejar: la pasión por la lectura, porque leer tiene múltiples beneficios y es muy divertido, aquí te lo cuento.
 
  5-También puedes sustituir un par de días a la semana la serie de la noche por un rato de lectura. O los fines de semana, leer media horita antes de la siesta, por ejemplo.
Si quieres, estás viendo que momentos en el día puedes encontrar.
Y va uno más de regalo. ¿Qué me dices de los audio libros mientras haces deporte?
Como estoy generosa también te recomiendo enseñar a tus hijos a aprovechar aquellos pasillos, por ejemplo, ¿se lavan los dientes durante el tiempo recomendado? Haz un dos por uno descubriéndoles los cuentos cortos para lavarse los dientes de Abel Amutxategi. 
¿Te he convencido?, ¿has identificado tus pasillos? ¿Qué momentos son los que aprovechas tú para leer? Te invito a que me los cuentes en los comentarios.
 
Recuerda que te puedes suscribir y recibir cada semana antes que nadie cada post. También lo debes compartir para hacerme feliz a mí y que otras personas se beneficien de la lectura.

Amazon, una oportunidad pero con mucho trabajo






Hoy, saltándome mis propias normas, no escribo sobre nuestra lengua ni sobre la realeza. Hoy me veo obligada a rebatir una noticia aparecida el domingo en el periódico EL PAÍS. “Amazon como editor, ¿el nuevo ogro del sector del libro?” titulaba así la periodista que lo firma, Paula Corroto, el artículo de la sección de cultura.
Al tratarse de un tema que, bien sabéis me afecta de cerca, no pude evitar devorarlo a última hora de la noche quedándome ojiplática (que me gusta mucho esta palabra). Me hice dos preguntas sólo, que ya era tarde:
  1.  ¿Por qué un periódico como EL PAÍS no contrasta la veracidad de lo que plasma en sus hojas?

Creí estar leyendo una noticia del Programa de Ana Rosa, con todos mis respetos, pues éste es un programa altavoz, es decir, otorga un espacio en un medio audiovisual que llega a muchísima gente para denunciar algo, con el matiz de que en general, este programa suele aportar las dos caras de la moneda. No siempre, pero en general sí.

2.   Los libreros, si algo les afecta o se sienten amenazados, ¿por qué no lo investigan antes de lanzar afirmaciones como éstas?

Claro, quizá sea por el poderoso caballero.






Los libreros de Francia y España no ven bien que libros autopublicados en Amazon comiencen a tener presencia en prestigiosos premios literarios. Quizá tiene más sentido que sean las propias editoriales quienes los elijan, no sé.

Como ya he dicho, yo soy autora autopublicada en Amazon. ¿Mi novela desmerece por ello? ¿Es de menor calidad que una publicada por Planeta? Todo es relativo, si nos fijásemos en la primera novela de autores consagrados (y no voy a dar nombres) muy probablemente, nos encontráramos con novelas bastante mediocres. Claro, que si tienes buen padrino… ya se sabe. Lo que quiero decir, es que, si es buena o no, lo será igual en Amazon o en una editorial tradicional.

Ahora sí voy a dar nombres. Carlota Corredera, publica en Grijalbo, Jorge Javier Vázquez en Planeta, Belén Esteban en Borealy así, un sinfín de personajes podríamos nombrar.
Me pregunto entonces, ¿las editoriales buscan calidad literaria o vender? Menuda pregunta de Perogrullo ¿no? Seamos honestos, lo fácil es publicar a quien ya tenga la publicidad hecha, a quien le vaya a vender tantos ejemplares que les resuelva la Navidad.

Lo ideal, la utopía está en el otro lado de la balanza, en ese equilibrio entre la calidad y las ventas, no podemos olvidarnos que hablamos de empresas y deben sacar beneficios.
Pero no quiero desviarme del tema que nos ocupa, el artículo y la demagogia implícita del mismo.
Dice el artículo: obra autopublicada en la plataforma Createspace de Amazon. Era la primera vez que sucedía y, aunque Bande de Français, de Marco Koskas, no pasó de las primeras rondas, los libreros franceses no tardaron en dar la voz de alarma, ya que al ser publicada en esta plataforma sólo puede distribuirse a través del canal de la empresa de Jeff Bezos
Esta afirmación es incorrecta. Puedes publicar tu libro donde quieras o desgraciadamente puedas, no existe exclusividad.

Los libreros no deberían sentirse amenazados por Amazon, ni mucho menos. Yo sería feliz si una librería me permitiera dejar mis libros porque no es incompatible. En este sentido, debo agradecer a Notthing Hill Bookshopde Alcalá de Henares, que haya hecho hueco entre sus libros para mi novela En los ojos del Rey.
Al igual que ocurrió con el sector de la música o del cine, el gremio del libro está evolucionando, cambiando.
Cuando escribes una novela, piensas que has hecho lo más difícil, entonces sales del huevo y te tienes que enfrentar a la vida, a la dura realidad: probablemente, sólo has hecho lo más fácil, lo que depende de ti, lo que te gusta y dominas. Sin embargo, tienes todavía todo por hacer. Y publicar con Amazon aporta muchas ventajas, desde mi punto de vista, la más importante: ves tu trabajo materializado en forma de libro, pero a un gran precio, pues te conviertes en: editor, maquetador, ilustrador, corrector, publicista y experto en redes sociales. Problema: no existen ni Superman ni Superwoman, ooooooh. Nuestro tren vuelve a frenar bruscamente para no chocarse con el muro.
Toca pedir ayuda. Gastarse los euros y aprender, aprender mucho.
Nuevamente una ventaja en Amazon: las regalías, pues ofrecen hasta un 70%.




Ahora bien, ¿a quién afecta esta situación? A las editoriales, porque se convierte en una competencia, pero el abanico editorial es amplio. De cualquier modo, hablamos de autores desconocidos o noveles por el momento, por lo que, a las editoriales, en principio, no les interesa y obras que, según dicen, carecen de calidad en muchas ocasiones. Todo ello, quizá en un gran porcentaje sea cierto, pero ahí reside ahora su trabajo, en bucear por Internet y cazar aquellos talentos perdidos en la inmensidad.

¿Esto afecta a los libreros? ¿Puede una librería vender mis libros, que previamente he autopublicado en Amazon? . No hay problema alguno, simplemente, yo soy mi propio editor y distribuidor. Y me encantaría ver mis libros expuestos en todas las librerías españolas. Sería un sueño.

Juancho Pons, presidente del Gremio de los Libreros, asegura que, si llegara el momento en el que un libro no editado de forma tradicional ganara un premio “tradicional”, no sería bueno para el sector, al que bien considera como una cadena en la que todos los engranajes son necesarios. Siempre haciendo, añado yo, que la mano de obra salga barata, es decir, el autor, si no es conocido, que trabaje a bajo coste (y que se sienta afortunado de que una editorial les publique) y los demás eslabones de la cadena ya ganamos. Sin embargo, la vida, la tecnología, la medicina, la música y el cine, todo avanza. Hay que adaptarse y, sobre todo, dar oportunidades. Aunque me conformo con que no se ataque ni se falsee la realidad.

Por desgracia, esto es sólo un ejemplo más. Mientras que el artículo de Paula Corroto ha sido leído a nivel nacional, llegando así a tanta gente el mensaje del ogro, mi artículo será leído únicamente por mi madre y mis allegados, por mis amigos virtuales de Facebook o Twitter.

Tras todas estas reflexiones, el artículo concluye con que “los libreros no se muestran preocupados”. Sin embargo, “cuando dentro de unos años se hayan cargado una serie de librerías, que no nos vengan a buscar”, dicen.
¿En qué quedamos, preocupación o no? Da igual, la verdad. Si las librerías comienzan a aceptar entre sus catálogos libros de autores autopublicados, no hay temor posible. Al contrario, estarían sumando más ventas.
Las editoriales deben adaptarse al cambio al igual que hicieron las discográficas. Con la suerte de que el libro de papel, jamás morirá, o al menos, no lo veremos ninguno de los que hoy leemos estas líneas.





            Esta es mi opinión y experiencia personal hoy. Mañana o en un futuro, probablemente, sea diferente. No sé, todo cambia, todo avanza y hay que adaptarse. Yo confío en hacerlo también.

Suerte y ánimo a todos los autopublicados.

Club Argo. Os espero

Este mes de noviembre viene cargadito de eventos especiales, comenzamos el domingo 11 de noviembre a las 18:00 horas. Os espero a todos en el Club Argo de Madrid. Vamos a disfrutar de las lecturas de la prosa y poesía de diferentes autores entre los que tengo la gran suerte de encontrarme. 
Estoy muy agradecida a la Asociación de Escritores de Madrid por esta oportunidad y por el gran trabajo que realizan para dar visibilidad y oportunidades a los escritores noveles.

Nos vemos allí.
« Siguientes entradas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

ARRIBA ↑