Categoría: Entrevistas (Página 2 de 5)

Entrevistas a escritores

Entrevista a Isabel San Sebastián

Todos tenemos nuestros referentes, aquellas personas a las que admiramos y seguimos. La entrevista de esta semana es especial, porque he tenido la gran suerte de charlar con una escritora a la que comencé a seguir en su faceta periodística cuando yo no había alcanzado la veintena y me tomaba con ella el primer café.

Hoy visita el blog Isabel San Sebastián.

¿Quién es Isabel San Sebastián?

Mujer, madre, abuela, hija. Me considero más madre o abuela que profesional; mi identidad personal siempre prevalece. Mi relación con mis hijos y nietas es fantástica. Fíjate, podría haber sido cualquier profesión, menos profesora porque no tengo paciencia, pero no podría no haber sido madre.

Fundamentalmente, soy una persona libre y la literatura te brinda ese espacio de libertad, porque de las librerías, como tus libros gusten, no te echan.

En estos momentos es una pregunta casi obligada, ¿cómo llevas el confinamiento?

Estoy pasándolo sola con la compañía única de mi perro Patán. Es penoso no poder estar con mis nietas, además, la pequeña acaba de nacer un poco antes de confinarnos, pero soy positiva por naturaleza. Hago de la necesidad virtud.

Estoy aprovechando para cocinar y hacer costura. Hago cosas que no practico nunca y escribo artículos y colaboro en la radio por teléfono.

Leo mucho también, porque los libros te evaden a coste cero.

@isanseba: Fundamentalmente, soy una persona libre y la literatura te brinda ese espacio de libertad, porque de las librerías, como tus libros gusten, no te echan. Clic para tuitear

Formas parte de la Asociación de Escritores con la Historia y has organizado la II Semana de Novela Histórica en Pozuelo de Alarcón, Madrid, con un éxito aplastante. El lema es «Escritores al rescate de la Historia de España», no podríais haber elegido una palabra más representativa. ¿Cómo surge esta idea?

La verdad es que lo es. Mira, hay un sector ideológico que ha hecho bandera de la denostación de nuestra historia. No es posible renegar de la Reconquista o del descubrimiento de América. Por eso, la Asociación nace como una reivindicación del patrimonio histórico. A través de la novela histórica reivindicamos el carácter de la Historia.

En alguna ocasión has dicho que «si los españoles nos molestáramos en conocer nuestra historia, los nacionalistas no podrían inventarse una historia falsa». ¿Dónde nace esta ignorancia o desconocimiento?

Sí, así es. Hay un problema que es el sistema demencial que tenemos que ha entregado las competencias de educación a las autonomías. Y un sector ideológico que piensa que hay que renegar de nuestra historia.

La Peregrina.

En tu novela «La Peregrina» explicas la historia del Camino de Santiago. Hoy conocemos el camino francés como el original y dices «como siempre, desconocemos nuestra Historia y nos dejamos arrebatar nuestras hazañas».

Es verdad.  Mira, Alfonso II fue quien inició el culto al santo y fue por el camino Primitivo, no el francés. Los restos del santo aparecieron en Iria Flavia, hoy Padrón. Así que no es a los franceses a quienes debemos el culto ni el camino.

¿Cómo has celebrado este Día del Libro tan atípico?

Utilizando las nuevas tecnologías. Grabé un vídeo para Instagram y Twitter que compartí con todos y además escogí la cubierta de mi nueva novela.

Háblame de tu nueva novela que sé que ya está en el horno.

Se titula «Las campanas de Santiago» y es un episodio entre la leyenda y la historia. Aunque hablo de leyenda tiene una sólida base histórica.

Se dice que Almanzor, a quien los cristianos llamaban el azote de Dios, atacó Santiago de Compostela y se llevó las campanas de la Iglesia andando hasta Córdoba. Y la novela relata este episodio.

¿Dónde escribes?

Isabel trae aquí sus novelas germinadas ya para empezar a darles forma.

Escribo siempre en Madrid, en mi despacho, pero todas mis novelas las pergeño, las masco y pienso en Asturias. Allí es donde siempre nacen las ideas, porque rodeada de naturaleza es donde puedo pensar bien.

Y ¿qué es lo que más le gusta leer a Isabel?

Pues novela histórica, ensayo histórico y, según el momento, también poesía.

«La Visigoda» fue la novela ganadora del Premio Ciudad de Cartagena que es mi ciudad. Cuéntame la experiencia.

La Visigoda.

¡Anda, que eres de allí! Pues me hizo muchísima ilusión porque fue mi primera novela histórica y escribí esa novela como una apuesta o desafío con José Luis Balbín. Una vez que me hacía de guía de su tierra, Pravia, entramos en una iglesia en la que leí una placa que decía «A los reyes holgazanes». Le pregunté qué era eso y me lo explicó que eran reyes que habían decidido vivir tranquilamente en su corte de Pravia y pagar un tributo a los musulmanes a cambio de no tener que guerrear con ellos. Me pareció una historia tan maravillosa que le dije que tenía que escribir sobre eso a lo que me respondió que escribiese yo. Y lo hice, me lo tomé como algo personal y me puse a ello. Así, nació La Visigoda.

Alana, su protagonista es mi alter ego literario. Si yo hubiera nacido en la Edad Media hubiera sido ella sin duda.

Me gustaría hacer mención y que me hablases del papel de la mujer en tus novelas, porque ya desde el mismo título adquieren un relieve: «La Visigoda», «La peregrina», «La mujer del diplomático» o lo que es lo mismo: Alana, Lucía, María o Huma en «Astur».

Es que yo soy mujer. Puedo ponerme en la mentalidad del hombre, pero es más fácil ponerme en la piel de la mujer. Además, me interesan más las hazañas de las mujeres, las de los hombres están más contadas.

¿Cómo fue tu llegada al mundo editorial? ¿Qué consejos le darías a los escritores noveles?

Verás, primero publiqué los Cuentos de María la Gorda animada por dos personas cuya opinión valoro por encima de todo, que son Ansón y Chani Henares. No tuvo mucho éxito, pero bueno, ahí están.

Yo ya era periodista de El Mundo y Ansón me lo publicó en La Esfera, la editorial del periódico.

A partir de ahí, vinieron las demás.

Al novel le diría que la autoedición hoy es un mecanismo para darte a conocer. Y que hay que escribir si de verdad sientes la necesidad de contar algo.

No se puede escribir con la idea del triunfo o de hacerse rico @isanseba Clic para tuitear

EL TEST DE SONIA

Si fueras un libro, serías: «La vuelta al mundo en 80 días».

Té o café: Café, claro.

Te tomarías un café con: no con mucha gente.

No eres lectora de:  prensa deportiva.

Y tras acabar esta entrevista, soy feliz. Hoy he tenido la oportunidad de mantener una conversación con una periodista y escritora a la que sigo desde mi incipiente juventud. Gracias, Isabel, por contestar a mi llamada con tanto cariño. Ha sido un verdadero placer escucharte hablar sin censura y de censura, compartir impresiones de madre y descubrir que compartimos principios.

Isabel San Sebastián, una mujer libre de pensamiento y opinión. Una escritora con la que me identifico aún más después de hablar con ella. Una periodista que no se casa con nadie y que es fiel a sus ideales, pero, sobre todo, a la Historia de España a la que defiende a través de sus novelas demostrando la valía, los errores, las hazañas o aventuras de un pueblo, el español.

Gracias a su trabajo y al de los demás miembros de la Asociación de Escritores con la Historia podemos conocer la verdad, no como nos la han contado en muchas ocasiones, sino como sucedió, para bien o para mal.

Así es ella, una mujer que disfruta y pone pasión en todo lo que hace, pero que tiene clara su prioridad: su familia. Isabel San Sebastián es una mujer que no se tomaría un café con mucha gente, sin embargo, los afortunados estoy segura de que son personas que merecería la pena conocer.

No te olvides de suscribirte para cada viernes recibir un artículo como este en tu blog.

Formulario de inscripción

Loading

Entrevista a la escritora Ayanta Barilli.

Tras más de cincuenta días y después de que nos hayan robado el mes de abril, comienza mayo empujando a una primavera que se nos presenta de esperanza.

Nos hemos quedado sin la celebración tradicional del Día del Libro y también echaremos de menos nuestras ferias.

Por fortuna, mientras existan artistas, la cultura no nos la puede robar nadie. No podrás negar que el arte ha sido y es uno de los pilares fundamentales de este confinamiento. Pero si hacemos referencia a los artistas, hay que hablar de una mujer que representa y engloba la figura del artista.

Hoy visita el blog Ayanta Barilli.

¿Quién es Ayanta Barilli?

Una persona con una sensibilidad especial para la literatura, cine, hacia algún tipo de música (no toda). Siento que tengo que desarrollar estas facetas, porque así me lo han enseñado en mi familia que es uno de mis principales alimentos.

Un mar violeta oscuro es una novela narrada por una mujer orgullosa de las mujeres que marcaron su vida: bisabuela, abuela y madre. O lo que es lo mismo: Elvira, Ángela y Caterina. Pero también que reconoce los errores. ¿Es así? ¿Por qué decidiste escribirla y abrirte en canal mostrando al mundo esa parcela tan privada?

Estoy orgullosa, pero eso no quiere decir que estemos exentos de los errores. Hay que reflexionar sobre ellos para mejorar, porque la vida es un camino de aprendizaje.

Y relatar la historia de quienes me fascinaron también es analizar las piedras con las que se encontraron. Qué puedo aprender de quienes me precedieron. Somos como las piedras de Pulgarcito; las familias somos el fruto de todo lo que se vive. Y muchas veces no preguntamos, no indagamos sobre nuestros antepasados. Hay una falta de conciencia y tenemos que saber que lo que eres no te lo debes solo a ti.

Una novela que desprende sentimientos y emociones en cada página.

Un mar violeta oscuro, ¿por qué este título?

El mar es el de mi infancia, además uno de los lugares geográficos de la novela y que enmarca las primeras luces de recuerdos. Es el mar donde se concentran mis miedos y la belleza que hay en mí.

Pero el título ha ido cambiando, ha pasado por varias posibilidades. Incluso la novela estuvo mucho tiempo sin título hasta que apareció un día.

El lugar en el que escribes.

Por épocas. Casi siempre en casa. Escribo en mi buhardilla donde tengo una mesa debajo de un tragaluz. Es un sitio muy bonito. También en la cocina y corrijo en el sofá.

En verano en el patio de mi casa. Estoy mucho tiempo fuera.

Y en Tellaro, mi pueblo en Italia, en una terraza de un bar que da al mar y allí puedo escribir durante horas. Pero es el único sitio fuera de casa en el que puedo escribir.

¿Con cuál de las tres protagonistas te sientes más identificada o eres más parecida? Si lo prefieres, ¿qué tiene Ayanta de cada una?

Me he ido sintiendo identificada con todas según desarrollaba su historia. Fui siendo cada una, aunque mi madre fue la más difícil emocionalmente. Tuve que recuperar la imagen dolorosamente perdida.

Hay que reflexionar sobre los errores para mejorar, porque la vida es un camino de aprendizaje. @BarilliAyanta Clic para tuitear

Dame una exclusiva.

¿Una exclusiva literaria? Pues estoy escribiendo una nueva novela de la que quizá lleve la mitad. Pero ni idea de lo que estoy haciendo, hasta que no acabe no sé nada nunca. De verdad.

Son muchos los escritores noveles que nos leen, por eso, esta pregunta es para ellos. Un mar violeta oscuro ha sido finalista del premio Planeta. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Les recomendarías presentarse a premios literarios?

En España hay muchos premios relevantes que pueden ser una gran ventana.

Mi experiencia fue insólita, creo que soy la primera escritora que queda finalista en el premio siendo novel. Por lo que puedo decir que posible.

Yo presenté la novela a varios premios y editoriales, siempre con un pseudónimo y cambiando todos los nombres de los personajes para que no me pillaran. No quería que se supiera quién era, ni se me pudiera relacionar con mi padre, Fernando Sánchez Dragó.

¿Tienes agente literario?

No tengo porque no había publicado antes. Después de enviar la novela a varias editoriales tuve que esperar un año a que me respondieran. Había perdido la esperanza ya, la verdad. Pensé que no era una obra que pudiera interesar. Y aproximadamente después de un año, me llamaron. No me lo creía, porque había perdido ya toda esperanza, incluso me había olvidado.

Sostienes que las mujeres Barilli no han sabido elegir bien a sus parejas. Crees que ellos no eran apropiados excepto tu padre. Con él te muestras complaciente. Por eso, me sorprende, bueno no me sorprende porque las hijas adoramos a nuestros padres por lo general , pero esto ya es una interpretación personal.

Bueno, es que ellos vivieron una etapa divertidísima. Los dos fueron cómplices de su dicha y su desdicha. Analizo una época curiosa, que ha tenido cosas muy graciosas y otras que han sido locuras. Pero fue una relación en la que no existió el maltrato, compartieron una revolución entre los años 60 y 70 en la que llevaron a cabo experimentos más o menos logrados.

Los otros no fueron acertados, incluso eran peligrosos. Además, no hay que olvidar que mi padre fue solo una parte de la vida de Caterina, después llegó Pietro.

Estoy preocupada. Veo que las escritoras a las que admiro tenéis todas gato. ¿Existe alguna relación entre el gato y el éxito? ¿Traen buena suerte?

¡Yo tengo dos gatos! Para mí, el gato es casa, es hogar. Son una fuente de energía extraña que solo poseen ellos.

Es el gato el que te elige y llega cuando quiere; en momentos de lectura, de escritura…

Da la sensación de que en ocasiones escribes para ti. Incluso para tu familia o las personas que te conocen, pero ¿pensabas en el lector mientras escribías o era más un ejercicio de reflexión familiar o un homenaje a tu madre?

Claro que pensaba en el lector. Todo el tiempo. Tuve miedo también a cómo iba a reaccionar mi familia ya que hago públicas muchas cosas que pertenecen al ámbito privado. Pero quería universalizar algo tan íntimo porque es un ejercicio de compartir. Lo que me pasa a mí es lo que nos ocurre a todos.

Y toda mi familia ha leído la novela y le ha gustado. Solo hay una persona que no lo ha hecho, mi tía Carlota, porque para ella es doloroso. Tiene 84 años. Pero, aunque no lo ha leído me ha acompañado a todas las presentaciones, ha atendido hasta a los periodistas, me ha apoyado y me ha dado su cariño y con eso me basta.

El test de Sonia

Té o café: Té.

Como escritora es necesario: disciplina y concentración.

Si fueras un personaje de novela serías: Ana Karenina.

Ahora estás leyendo: Martin Eden de Jack London y el último de Zoe Valdés Pájaro lindo de la madrugá.

Lo mejor de Ayanta: la fortaleza.

Lo peor: la frialdad. (se lo ha pensado mucho y no me la imagino)

Charlando con Ayanta he descubierto a una mujer que disfruta navegando entre las olas de la cultura, que ama su trabajo y es tan respetuosa como inteligente. El bagaje cultural que posee no tiene límites, ella representa con dulzura todo el talento y también atrevimiento de los Barilli así como el conocimiento heredado del lazo paterno.

Reconoce que es fuerte y puede llegar a ser fría, aunque en ese papel, yo no me la imagino.

Gracias Ayanta por atender mi llamada, por regalarme una charla que quedará en mí siempre guardada.

Si quieres seguir leyendo entrevistas a más escritores, no dejes de suscribirte.

Formulario de inscripción

Loading

Entrevista al escritor Emilio Lara

Hoy tengo el placer de recibir en el blog a un escritor que para mí es un maestro de la novela histórica. Claro, que juega con ventaja porque es profesor de historia. Sus novelas son clases magistrales que te envuelven entre sus páginas, consiguiendo el disfrute total y absoluto de la lectura.

Un escritor que también escribe en ABC y en la revista literaria Zenda.

Te presento a Emilio Lara.

¿Quién es Emilio Lara?

Antes decía que era un profesor que escribía. Desde hace tiempo soy un escritor que a veces da clases.

¿Qué es lo que te define como escritor?

Escribo novela histórica y la concibo como un viaje al pasado a través del presente. Me gusta ambientar historias en otras épocas, pero que el lector tenga un billete de vuelta al presente.

Así, pretendo novelar emociones, sentimientos. Realizar una recreación histórica fiel, pero no con abundantes datos que lastren.

De todas tus novelas, ¿cuál te ha dado más satisfacciones? 

Libros de Emilo Lara.

Las tres. A La cofradía de la Armada Invencible le tengo un cariño especial, porque es mi historia por antonomasia.

El relojero de la Puerta del Sol es la que más premios ha cosechado y la que me ha hecho conocido.

Y Tiempos de esperanza ha ganado el premio Edhasa de Narrativas Históricas.

Emilio, perteneces a la Asociación de Escritores con la Historia, cuyo presidente, Antonio Pérez Henares, también me ha concedido una entrevista. ¿En qué medida te sientes responsable de transmitir la verdadera historia de nuestro país, en un momento tan delicado como el que estamos viviendo?

Muy responsable. En la asociación somos un grupo de amigos escritores que nos juntamos con la idea de defender la historia de España como nación. De divulgar de forma sencilla la historia a los españoles con la esperanza de hacer un futuro de convivencia en armonía. Por eso, debemos ser muy cuidadosos en nuestras manifestaciones públicas. Tenemos un plus añadido de responsabilidad.

Y es que la novela histórica es el género que más vende, por encima incluso de la negra. La historia interesa y nosotros mostramos el conocimiento del pasado a través del entretenimiento.

¿Cómo es ese proceso de documentación para crear tus novelas?

Soy historiador por lo que tengo una base académica bien formada. Sé dónde acudir y qué leer. Empleo entre seis meses y un año en este proceso. Leo ensayos, artículos académicos, tesis doctorales… Y a partir de ahí, comienzo la fase de escritura que me lleva otro año.

Tengo que decirte que te envidio, de manera sana, pero te envidio. Te envidio y admiro a partes iguales, porque tus novelas no solo atrapan, sino que están escritas de manera exquisita. Además, te permiten aprender porque ahí está la mano del profesor. ¿Qué es lo que más te cuesta?

(risas) Intento ser muy cuidadoso porque antes que escritor, soy lector. Transmitir cantidad de mundos. Hay muchos escritores a los que admiro tanto clásicos como contemporáneos. Por ejemplo, actuales tengo que nombrar a Juan Eslava y a Pérez Reverte. También hay muchos anglosajones y británicos que me gustan.

Y lo que intento es eso, ese equilibrio entre los personajes históricos y de ficción. Los personajes reales hay que humanizarlos para que no sean de cartón piedra.

@emiliolaral cuida las descripciones y diálogos con la finalidad de que el lector esté entretenido en todo momento. Clic para tuitear

Cuido las descripciones y diálogos. Intento compensar las tramas con una trama histórica, real y a partir de ahí elaborar la historia. El lector tiene que estar entretenido en todo momento, por eso, me gusta combinar capítulos en los que todo transcurre muy rápido con otros más lentos.

Nos conocimos en Cartagena durante la Semana Histórica. A él le daban el premio y yo presentaba humildemente mi novela.

Dame una exclusiva

Estoy escribiendo la cuarta novela y está ya muy adelantada.

¿Puedes contarme algo?

Esta vez he cambiado y está ambientada en la edad contemporánea.

El camino hacia una editorial es un proceso arduo e incluso asfixiante para los escritores noveles muchas veces. ¿Cómo llegaste tú a una editorial?

Para mí, la figura del agente literario es fundamental. Es muy importante. Hay que enviar el manuscrito a varios agentes, porque ellos son los que se encargan de enviarlo a varias editoriales.

En mi caso, y hablo de mí, un amigo escritor de novela histórica me recomendó a un agente, nos pusimos en contacto y congeniamos desde el primer momento.

Pero es difícil, yo he estado escribiendo en soledad unos ocho años hasta que me ha llegado la oportunidad. Hay que coger el tren cuando pasa, porque nos encontramos ante continuas encrucijadas los escritores; unas decisiones salen bien, otras no.

Hay escritores a los que el fracaso se les ha subido a la cabeza, porque tanto el éxito como el fracaso se pueden subir a la cabeza.

¿Dónde escribes?

En mi estudio. En mi casa.

Leo en cualquier sitio, pero escribo siempre en mi estudio y con ordenador. Tomo notas a mano en una libreta. Escribo escuchando música clásica o bandas sonoras de cine, porque soy muy cinéfilo.

El test de Sonia

Té o café: Café siempre, cortado.

Estás leyendo: «La encargada de vestuario» de Patrick McGrath.

Disfrutas: Leyendo, viajando, con los amigos, con la buena comida y el buen vino.

No soportas: La mala educación, la chulería, la prepotencia, el orgullo de los incultos.

@emiliolaral: "No soporto la mala educación, la chulería, la prepotencia, el orgullo de los incultos." Clic para tuitear

Gracias, Emilio, por esta entrevista tan didáctica como tus novelas. Me he encontrado con un escritor en pleno éxito, pero sin ínfulas de estrella que se acerca a los lectores y aporta su experiencia a los escritores noveles. Si algo me ha quedado claro es que la docencia es una parte fundamental de su trabajo y la generosidad y humildad otros de sus fuertes.

También he descubierto que, además de la pasión por las letras y el gusto por la historia, disfrutamos con las mismas cosas. Ahora solo espero poder compartir más charlas sobre historia con pinceladas literarias mientras degustamos un buen vino.

Por tanto, tras esta entrevista, sé que Emilio es un escritor humilde y generoso con los que empiezan y aún no han tenido su suerte. Es un ejemplo de gran escritor y mejor persona que escribe escuchando música.

Si eres de los pocos que aún no han leído a Emilio Lara, este es el momento de empezar.

Y si aún no lo has hecho, suscríbete a mi blog:

Formulario de inscripción

Loading

Entrevista Roberto Santiago

El mes de febrero lo dedico a la literatura infantil y juvenil, por eso, si pensamos en un escritor de este género que destaca sobre todos, ese es sin duda el autor de la colección «Los Futbolísimos» o «Los Forasteros Del Tiempo».

Para mí, ha sido una suerte compartir un ratito de charla literaria con este escritor a quien admiro y a quien agradezco siempre su disposición, pues no es la primera vez que visita el blog. Con motivo del Día del Libro esto nos contó.

Por supuesto, me encantaría ser original y poder preguntarle eso que nunca ha dicho, pero tantas son las entrevistas que ha concedido que resulta difícil, aun así, lo intentaré.

Es guionista, director de cine y también dramaturgo, pero hoy te presento al Roberto Santiago escritor.

¿Quién es Roberto Santiago?

Uy, es una pregunta difícil porque intento descubrir cada día quién soy. Soy un lanzador de historias y me cuesta definirme. La buena literatura es la que lanza preguntas y no respuestas. Te diré que no solo soy escritor, también soy guionista, me dedico al teatro, he hecho cine… Hago cosas muy diferentes y quiero seguir haciéndolas, considero que soy muy osado y eso no me gustaría que cambiara.

¿Dónde escribes habitualmente?

Donde estoy ahora mismo, en el despacho que tengo en mi casa. Este es mi hábitat natural para escribir, un lugar con mucha luz. Aunque la verdad es que puedo escribir en cualquier sitio: el tren, una cafetería… Casi siempre llevo mi portátil y me adapto a cualquier espacio.

De este lugar salen las historias juveniles del momento.

Roberto, tengo una pregunta obligada para poder continuar con la entrevista ¿te gusta el fútbol?

(risas) Me apasiona el fútbol. Claro que me gusta. Yo siempre escribo sobre lo que me apasiona y no podría haber escrito «Los Futbolísimos» si no me gustara.

Entonces, ¿cómo nació la idea de «Los Futbolísimos»?

Muy sencillo, es difícil inventar nada y el fútbol tiene unos ingredientes narrativos maravillosos que nada tienen que ver con la parte elitista que conocemos (el dinero que ganan o el estrellato), mis libros van más allá, pretendo que muestren la otra cara del deporte, yo escribo sobre el fútbol base que además ensalza el valor del compañerismo.

La colección cuenta con tres ingredientes que la vertebran: fútbol, amistad y compañerismo.

Y algo que gusta mucho a los lectores y me han comentado en varias ocasiones es la identificación con los personajes.

La colección de «Los Futbolísimos» engancha. Yo doy fe porque la tengo entera en casa y casi toda firmada, mi hija es una fiel seguidora de tus aventuras. Quiero saber, de verdad que me intriga, ¿cuál es el éxito? ¿Por qué un niño al terminar un libro necesita empezar con el siguiente? Porque te diré que creas necesidad.

Es emocionante. Hay que escribir en lo que se cree porque no existen las fórmulas. Siempre que un escritor escribe algo desea que vaya a tener éxito, pero no se sabe lo que va a pasar, si gustará o no. Lo que sí está claro es que la literatura sale del corazón de los escritores. Yo voy a seguir escribiendo mientras tenga historias que contar. El primer libro de «Los Futbolísimos» nació con la idea de la colección, por eso dejo siempre algo para continuar. Cualquier novela tiene la obligación de conseguir que el lector quiera pasar a la siguiente página, cuando además lo que quiere es pasar al siguiente libro ya es lo más.

En casa somos del Soto Alto.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha dado la literatura?

Muchísimas. Cada día doy las gracias por tener la oportunidad de dedicarme a escribir que es lo que más me gusta y ganarme la vida así. Yo hago muchos encuentros en colegios o bibliotecas. El contacto directo me encanta, además los niños son muy sinceros y te dicen tanto lo bueno como lo malo.

Por ejemplo, una vez, se me acercó un niño de unos 8 o 9 años muy elegante para ir al encuentro que hago con ellos y me dijo “señor Roberto Santiago, es un placer conocerle, es usted el mejor escritor de todos los tiempos”.

O cuando los padres y profesores me dicen que un niño que no leía nada se ha enganchado a la lectura gracias a «Los Futbolísimos».

@Robrto_santiago, un escritor que consigue acercar la lectura a los niños. #LosFutbolísimos Clic para tuitear

Está claro que eres a los niños lo que Reverte a los adultos, su escritor estrella. ¿Podríamos decir que te encuentras más cómodo escribiendo para niños que para adultos?

Bueno, admiro y respeto el trabajo de Arturo Pérez Reverte, pero no lo creo.

Yo adoro escribir, disfruto escribiendo y me considero muy afortunado. Como te decía antes, cada mañana cuando me levanto doy gracias por tener esta suerte.

No podría elegir, la verdad, con «Ana», mi primera novela para adultos disfruté mucho y es una novela muy personal. Y pronto saldrá la segunda.

Y «Los Futbolísimos», solo en España, van ya más de dos millones vendidos.

Así que no podría elegir y tengo la suerte de no tener que hacerlo.

¿Quiénes son tus escritores de referencia?

Pues la lista sería muy larga. Dentro de la literatura infantil, sin duda, la colección de «Los Futbolísimos» no la habría escrito si no hubiera leído a «Los cinco» de Enid Blyton. Y luego «La isla del tesoro» de Stevenson porque sin su lectura probablemente no hubiera sido escritor. Es una de las mejores lecturas de todos los tiempos.

A partir de ahí de todo. Recuerdo el verano que me leí «El señor de los anillos».

De adultos me quedo con «Bartleby el escribiente», un cuento de Melville que presenta una definición muy original del mundo.

De todos los libros que se han escrito, ¿cuál te hubiera gustado escribir?

Cualquiera de los que te he dicho anteriormente me hubiera gustado, pero cada vez que leo «El extranjero» de Camus me da envidia no tener ese talento. Su visión existencialista me marcó.

También me quedo con «Momo» que es una historia que no verbaliza el mensaje que te quiere transmitir, como toda buena historia.

Eres guionista por lo que eso de escribir a varias manos no es una novedad para ti, pero ¿cómo definirías la experiencia de escribir «Bajo el fuego de las balas pensaré en ti» con Santiago García Clairac?

Esta es la historia de un padre y un hijo que se enfrentan en la Guerra Civil y fue una manera de acercar este período histórico a los más jóvenes. Además, Santiago es mi padre, por lo que me pareció interesante la idea de un padre y un hijo escribiendo sobre la historia de otro padre y otro hijo enfrentándose en bandos contrarios. Por el mero hecho de ser mi padre no fue más fácil, ¿eh?

A mí me apasiona escribir a varias manos, en equipo, dejando tu ego a un lado y observar las ideas de otros. Eso sí, lo hago solo con personas a las que respeto y con las que tengo una sintonía parecida.

Hace aproximadamente un año, publiqué un post que se titulaba “Leer es divertido” y un chaval me hizo un comentario que verbaliza de cierta manera la forma de actuar o sentir de nuestros adolescentes. Venía a decir algo así: “Leer no es divertido, sobre todo, cuando tus padres te obligan a leer lo que no te interesa y no te dejan elegir en el colegio. Creo que los mejores pasatiempos son el windsurf, el fútbol o hablar por Instagram”. ¿Qué le dirías a un joven que piensa así?

Primero le diría que tiene toda la razón. Obligar a leer es aburridísimo, pero también le diría que seguro que hay un libro esperando para engancharlo. Además, aprender a leer es aprender a pensar, siempre es mejor tener tus propias ideas. Así que: lee, lee y lee.

Para acabar, dame una exclusiva.

(Risas). Mi novela «Ana» va a ser una serie de televisión. Ya está firmado y será pronto. Es una buena exclusiva.

El test de Sonia

Si fueras un personaje de tus libros serías… Pakete.

Té o café: Té.

¿Qué estás leyendo ahora? «El cazador de aerolitos» de Pepe Maestro.

Tu género favorito de lectura: todos. Leo todo, absolutamente todo. De verdad que no puedo quedarme con uno solo.

Roberto, gracias nuevamente por esta entrevista. Ha sido todo un placer descubrir un poquito no solo al escritor sino también a la persona.

Porque tras esta charla he podido confirmar lo que ya imaginaba; el escritor favorito de mi hija devora todo lo que esté escrito, quizá mientras, como yo, saborea un té. Pero con o sin té, lo que está claro es que tiene unos valores y principios que quedan plasmados en sus libros y llegan a los más jóvenes de la casa con forma de libro, de letras e ilustraciones que consiguen atrapar a los niños en el maravilloso mundo de la lectura.

Además, pronto conseguirá también que los padres nos peguemos a la televisión para disfrutar cada noche de la serie de su novela «Ana». Y es que Roberto Santiago es un escritor familiar, como aquellos programas de la televisión de antaño que conseguían mantener unidas a las familias frente al televisor. Él logra unir a las familias alrededor de sus libros.

Si aún no lo has hecho, recuerda suscribirte para recibir cada viernes un artículo de entrevistas, lengua, literatura o historia.

La foto de Roberto es de Nines Mínguez.

Formulario de inscripción

Loading

Entrevista a Antonio Pérez Henares

Cuando te adentras en el mundo de la escritura y tienes la oportunidad de charlar con aquellas figuras a las que admiras, sientes que creces. Yo he tenido la suerte de crecer un poquito más tras conversar un rato con una persona que sabe de historia, que opina de todo, aunque a veces no guste lo que dice, pero lo dice. Durante esta entrevista he recibido una clase magistral de nuestra historia por parte de un escritor que la conoce, que la ha vivido e incluso interpretado. La pasión que imprime en cada una de sus palabras te invita a querer conocer más, a no poder dejar de escuchar lo que cuenta, porque lo importante es cómo lo narra.

La primera entrevista de los nuevos años 20 es la suya, hoy visita el blog Antonio Pérez Henares, Chani. De sobra es conocida su labor periodística, pero aquí nos vamos a centrar en el Chani escritor. Si te gusta la novela histórica, no puedes perderte esta entrevista.

¿Quién es Antonio Pérez Henares?

Yo me llamo Antonio Pérez Gómez, lo de Henares me lo puse para firmar cuando empecé a trabajar en el periódico. Eso sí, antes pedí permiso a mi madre para cambiarme el apellido.

Siempre quise ser escritor. Fui un niño de pueblo que aprendió a leer jovencísimo, en parte, gracias a mi maestro don Enrique; él me enseñó a soñar.

La condición de niño tímido y solitario hizo que encontrara un refugio en la literatura, de ahí que leyera a temprana edad El Quijote.

Otra de las figuras más importantes de mi vida fue mi abuelo Valentín. Porque mi abuelo era un narrador maravilloso que me inculcó mucho. Era el típico labrador castellano con chaqueta de pana que me relataba cuentos castellanos, romances.

Gracias a él descubrí el romance de La loba parda del libro «Flor nueva de romances viejos» de Ramón Menéndez Pidal. De aquí nace mi pasión por escribir, mientras que la pasión que siento por mi tierra viene dada por el desarraigo.

En definitiva, sigo un principio básico de dignidad ya que no pretendo ser más que nadie, pero tampoco menos.

@chanihenares: "Sigo un principio básico de dignidad ya que no pretendo ser más que nadie, pero tampoco menos." Clic para tuitear

Entonces, ¿de dónde viene lo de Chani?

Nací en Guadalajara, pero emigramos a Durango cuando tenía 8 años, de ahí que me sienta un poco vasco. El acento pronto se me quedó y a mi vuelta a Guadalajara, el profesor de dibujo comenzó a llamarme así pensando que sonaba un poco vasco. Ahora me conocen como Chani.

En tu última intervención en el programa de radio de RNE “24 Horas”, te despediste diciendo unas palabras que llamaron mi atención: “he aborrecido mi profesión porque es incapaz de algo tan simple como decir verdades”. ¿Te sientes hoy más identificado o cómodo en la faceta de escritor que en la de periodista?

El periodismo me ha costado muy caro. Llegó un momento en el que me cansé de ir contra corriente. Durante la dictadura fui contra ella, después me afilié al PCE en el que milité muchos años, hoy me llaman facha.

Yo quiero ser independiente como periodista. Ahora vivimos el momento de mayor trinchera, de totalitarismo donde se trata de imponer la verdad absoluta. Hoy una consigna repetida se convierte en verdad.

Estoy desencantado del periodismo y pienso que la literatura es el último reducto de la libertad contra la tiranía actual.

Fíjate, tuvimos más libertad en los años ochenta que hoy.

@chanihernares: "Tuvimos más libertad en los años ochenta que hoy." Clic para tuitear
Antonio Pérez Henares en su despacho. Las fotos son obra del fotógrafo JEOSM para su biblioteca fotográfica de Zenda.

¿Escribes entonces novelas históricas para poder contar verdades?

Sí. La palabra es lo esencial.

Escribir artículos se convierte en una necesidad. Lo interesante sería ver lo que ocurre en el mundo desde la barrera, pero no puedo evitar opinar y por eso los escribo.

En cambio, las novelas las escribo para contar historias, esas de mi abuelo, pero de otra manera. Una parte que me apasiona es la prehistoria, de hecho, pienso que la Edad de Oro de la humanidad es el Paleolítico.

A una persona que se está adentrando en el mundo de la novela histórica, de todos tus libros, ¿por cuál le recomendarías empezar?

Sin duda, hay que leer el Cantar de Mío Cid. Pero de los míos quizá «El rey pequeño» y luego la saga de la prehistoria: «Nublares» primero y «La canción del Bisonte». «La mirada del lobo» es uno de mis favoritos.

De todos los libros que se han escrito, ¿cuál te hubiera gustado escribir?

El Cantar, por supuesto, pero soy gran amante de las grandes novelas de aventuras. Me gusta mucho Jack London. También la novela «Rojo y negro» o las novelas de los rusos. Y si vamos al campo patrio, «SIDI» porque Arturo Pérez Reverte ha conseguido hacer una novela de verdad, una obra maestra.

@chanihenares: "@perezreverte ha conseguido hacer una novela de verdad, una obra maestra." #SIDI. Clic para tuitear

Escribes artículos, novelas, tienes hasta dos poemarios, ¿en qué género te encuentras más cómodo escribiendo?

Posiblemente en la novela. Destacaría «El sonido de la Tierra» donde narro retazos de la naturaleza.

Además de periodista y escritor eres el presidente de la Asociación de Escritores con la Historia. ¿Qué es lo más gratificante de esta labor?

(Risas) Primero inventarla. ¿Sabes cómo surgió? Fue una tarde en la feria del libro de Madrid con Posteguillo, Lorenzo Silva, Eslava… charlando. Ya estaba bien de convertir en dogma todas las falacias sobre nuestra historia. Había que rescatar la historia de esa pluralidad, porque el imperio español nos dejó una herencia que había respetar. Así, fue como nació, charlando con amigos sobre lo que nos une, la historia.

Y satisfacciones de esta asociación son muchas, por ejemplo, hacer un curso en Santander y batir récords de matrículas o completar todos los aforos en las charlas que organizamos. Esto es así, porque el pueblo quiere saber su historia y conocerla sin los complejos que meten desde la escuela.

Son muy gratificantes los encuentros literarios “Conversaciones en la Catedral” que tienen lugar en la capilla de los condestables de la Catedral de Burgos. Allí han estado Juan Eslava, Almudena de Arteaga, Isabel San Sebastián o Emilio Lara.

Para finalizar, Antonio, dime un escritor de novela histórica a quien admiras.

Difícil elegir. Juan Eslava es el padre de la novela histórica. No podemos olvidar a Galdós que debió de tener el Nobel.

Pero tampoco puedo olvidarme de Arturo Pérez Reverte. Es que, gracias a ellos, el 27% de la venta de libros es hoy de novela histórica.

El test de Sonia

Café o té: Café, pero bebo té todas las mañanas.

Para escribir necesitas: la cabeza.

Siempre lees: en la cama. También me gusta leer en el despacho y en mi cabaña del campo junto a la chimenea.

Ahora estás leyendo: Pues estoy leyendo una novela que no te puedo decir el título porque es para un premio del que formo parte del jurado y también estoy terminando de releer «El puente de Alcántara». Tengo como próxima lectura «Loba Negra» de Juan Gómez Jurado.

Si fueras un personaje histórico serías: alguno de la prehistoria. Pero quizá, me quedo con el errante, un personaje inventado por mí.

De la Edad Media Pedro de Atienza o Pedro el Pardo, de hecho, creo que mis antepasados fue alguno de ellos.

Gracias, Antonio. No puedo dejar de agradecerte que respondieras a esta incipiente escritora que contactó contigo a través de Facebook. Yo que odiaba las redes sociales ahora pienso que benditas ellas porque te abren la puerta a un mundo de ensueño.

Algunos de sus libros.

Hoy ha visitado el blog un escritor vocacional que admira a quienes se han consagrado en el mundo de la literatura, pero tiene como referente a quienes le han enseñado. No olvida a su maestro y se refiere a su abuelo Valentín como figura.

Antonio es un apasionado de la historia, prehistoria, la naturaleza, pero, sobre todo, de sus orígenes. El valor literario de este escritor va más allá de sus obras, el gran valor reside en sus principios, en no olvidar de dónde viene agradeciendo a quienes le enseñaron a soñar.

Hoy he conocido a un escritor que escribe en su cabeza, siendo capaz de almacenar en ella frases que desencadenan novelas.

Una persona humilde y cercana que no ha dudado en regalar una tarde de su vida a quien escribe estas líneas.

Eternamente agradecida.

Las fotos de esta entrevista han sido facilitadas por el autor y son obra del fotógrafo JEOSM para su biblioteca fotográfica de Zenda.

Formulario de inscripción

Loading

« Entradas anteriores Entradas siguientes »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

ARRIBA ↑