Palacios de una novela

Palacios de una novela

Si las paredes hablaran, ¡cuántas cosas contarían! ¡La de secretos que esconden! ¿Imaginas lo que habrán escuchado los muros de los principales palacios europeos? Por eso, todos ellos son palacios de una novela.

Cuando hablamos de monarquía, si no es para cuestionarnos su utilidad, es para reparar en la pompa, en aquello que lo hace majestuosa y que sin duda viene dada por las joyas y los palacios. De las primeras te hablé en este artículo y también en este otro, de la segunda me ocuparé hoy.

Porque los palacios no sólo guardan secretos familiares, también han sido, son y serán los escenarios de importantes entresijos políticos. Entre sus muros se han cocinado grandes entramados, guerras, alianzas y amoríos que llegaban a rozar la inmoralidad en algunos casos.

Adoro visitar castillos, fortalezas y palacios para dejar volar mi imaginación, como si viera una película desde dentro. Esto es exactamente mi próxima novela, Anna, no mires atrás, (que sale en junio). Junto a la protagonista recorrerás la historia del siglo XX entrando de su mano en grandes palacios europeos que suponen algo más que un simple escenario para ella, porque Anna sólo busca la felicidad que otorga el saberse libre.

Hoy, te invito a conocer un poco estos palacios.

  1. Palacio de Invierno. San Petersburgo.

Este palacio fue la residencia oficial que ocupaban durante el invierno los zares de Rusia hasta el zar Nicolás II.   

Su creación tenía como objetivo que fuera el reflejo de la grandeza y poder de la Rusia imperial.

Dice el refrán que casa con dos puertas, mala es de guardar. No te cuento si tiene casi dos mil como es el caso de este palacio. Fue fácil que entrara la desgracia.

Es un palacio más retirado y el que eligieron los últimos zares de Rusia para fijar su residencia tras el Domingo Sangriento que tuvo lugar a las puertas del palacio de Alejandro. Después de este suceso, la familia imperial comenzó a recibir amenazas de muerte y, a petición de la zarina, se marcharon a su palacio favorito, el de Alejandro, que acabó por convertirse en su jaula de oro. Allí es donde permaneció la familia arrestada tras la abdicación del zar.

  • Palacete Wagram. París.

Este es el tercer palacio de la novela que supone un punto de inflexión para la protagonista. Anna ha sufrido y vivido lo impensable en sus dieciocho años. Indudablemente, las vivencias que la han acompañado marcan su carácter, pero una cosa es lo que te viene de herencia y otra muy diferente las circunstancias a las que debes hacer frente, de ahí, que la sumisión que de ella se espera, por la época y educación recibida, se vea difuminada entre las aspiraciones de libertad que le marcan tanto su personalidad como las experiencias que ha experimentado.

París es una ciudad atractiva y moderna por la que se siente atraída gracias a don José Quiñones de León.

  • Palacio Real. Madrid.

¿Qué tendrá Madrid que se convierte en la ciudad preferida hasta por los personajes de una novela?

Bien es cierto que el Real no es el más cómodo de los palacios españoles en buena parte por su tamaño. Y es que, a veces, el tamaño sí importa. En este artículo te contaba muchísimas cosas interesantes sobre este lugar en el que vivió el último Borbón antes de la Democracia. Sí, el bisabuelo de Felipe VI, un hombre que tuvo mucho que ver en la vida de nuestra protagonista.

  • Vieille Fontaine. Suiza.

La casa junto al lago Leman en la que vivió la reina Victoria Eugenia al final de su exilio y hasta su muerte. Un palacete que tiene gran relevancia asimismo con el final de la protagonista. Este sitio se convierte en el cierre, en el broche con el que se termina la novela y la vida.

Todos ellos son palacios de una novela, de mi próxima novela histórica Anna, no mires atrás que te recuerdo que saldrá en junio. Espero que tengas ya tantas ganas de leerla como yo de que lo hagas, porque una vez que esté publicada la soltaré de la mano, dejará de pertenecerme a mí, entonces será sólo tuya.

Recuerda que puedes suscribirte aquí para estar al tanto de mis novedades literarias y recibir cada viernes el artículo de la semana en tu correo.

Formulario de inscripción
Loading

Mientras esperamos ansiosos que llegue junio, puedes leer mi primera novela histórica que estoy segura de que te encantará.

4 thoughts on “Palacios de una novela

  1. Yo he estado en San Petersburgo y el palacio de invierno (Ermitage) es realmente apabullante, aunque a mi me gusttó mas el de Catalina II

  2. Esperaré ansioso la “puesta de largo” de Anna no mires atrás; para conocer su historia en los palacios, porque el de San Petersburgo tuve la suerte de conocerlo en persona y quedar maravillado de su envidiable belleza; y sus jardines con fuentes de esculturas doradas, que te queda en la duda sin son de oro.
    Esperaré conocer esta intrigante novela en Junio. Gracias por esta nueva y agradable escritura de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies