Categoría: Historia (Página 2 de 2)

Las extravagancias del Borbón

La monarquía te gustará más o menos, pero lo que no puedes negar es que escuchas la palabra Borbón y te relames como lobo hambriento y si además eres republicano, entonces ya subes el volumen de la tele y pides pizza para cenar.

Te guste o no, la monarquía y los borbones venden. Clic para tuitear

Y como estás un poco cansado de los actuales, hoy te voy a hablar del Borbón con el número trece. Para los más supersticiosos su posición en la historia será la culpable de todas las desgracias que le tocaron vivir, para otros será su ineptitud.

Para mí, tanto la vida como el reinado de Alfonso XIII destacan por encima de las de cualquier otro monarca, sin embargo, es el rey ausente dentro de los libros de historia. ¿Por qué? Quizá porque lo que haya que decir de este Borbón no sea apto para menores, quizá porque no cayó bien o simplemente porque se pretende ningunear a la institución.

Pero yo quiero reivindicar la figura de Alfonso XIII porque creo que desempeñó un papel importante para nuestra historia y además hoy habría alimentado cantidad de programas televisivos y titulares jugosos.

Alfonso XIII: el último rey en habitar el Palacio Real de Madrid, el último Borbón antes de la democracia, el bisabuelo de Felipe VI. Un rey que vivió una época en la que podemos sentirnos reflejados. Clic para tuitear

No tengo la menor duda: Alfonso XIII está de moda. Prueba de ello son la gran variedad de artículos que sobre él aparecen últimamente en periódicos, semanales y culturales, pero si quieres conocer la historia de este rey y su forma de querer tanto a España como a las mujeres, puedes hacerlo a través de la novela En los ojos del rey.

Si hay algo que llama poderosamente mi atención son estas curiosidades, quizá extravagancias, del rey.

¿Sabías que era el rey de corazones?

Un Borbón con una cantidad de amantes incontables, como todos, pensarás. Con cinco bastardos reconocidos y una amante favorita con quien llegó a formar una familia paralela a la que tenía con la reina. Esta mujer era la actriz Carmen Ruiz Moragas. Con ella tuvo dos hijos; Teresa y Leandro (este último lo has visto en televisión alguna vez).

Lo que seguro que no desconocías es que fue el rey de la sicalipsis. Espera, para un segundo, que ¿qué es eso de sicalipsis? No te preocupes, pincha aquí que te lo explico muy bien. Si te digo que produjo sus propias películas pornográficas, me entiendes mejor, ¿verdad?

Esa faceta sicalíptica degradó en cierto modo su respetabilidad, ganándose la etiqueta de frívolo a la vez que empañó lo bueno que pudo hacer. Todo discutible, claro.

Incluso la reina Victoria Eugenia consultó con un médico esa necesidad exacerbada de su marido por el sexo a la que el doctor puso nombre: satiriasis.

Pero no solo su vida fue llamativa, su muerte también lo fue, ¿por qué? te preguntarás. Una angina de pecho no es nada exótica. En verdad, ninguna muerte lo es, aunque las causas puedan ser más o menos extraordinarias. Y sí, la de Alfonso XIII lo fue, porque el origen de su fallecimiento tuvo que ver con los problemas dentarios que padecía causados por el alcohol, tabaco, sexo y la poca higiene dental en la época. Cómo se enteró del problema, lo gestionó y sus temores verdaderos lo explica el propio Alfonso XIII en la novela En los ojos del rey.

Del mismo modo, cuando ya estaba en el exilio, reconoce que hasta las prostitutas le negaban sus servicios a causa de la halitosis que padecía.

Además, le declaró la guerra a la cultura, más concretamente a Unamuno, porque él era uno de los símbolos o representantes de la misma. Así que el rey se vio en cierto modo obligado a llevar a cabo una reconciliación pública e interesada con la cultura. Lo que hizo fue el proyecto de la Ciudad Universitaria de Madrid coincidiendo con el 25 aniversario de su coronación. Por su parte, el escritor fue condenado a dieciséis años de cárcel por agravios a la corona. Si quieres profundizar más sobre este escritor no debes perderte la última película de Amenábar “Mientras dure la guerra”.

Visto así y a grandes pinceladas es normal que interese poco históricamente, pues más allá de la frivolidad e infidelidades poco más hay.

Hay quien dice que fue por tratarse de una guerra familiar; su mujer era inglesa, su madre alemana. Lo importante es que situó a España en una posición neutral en la I Guerra Mundial.

Sin embargo, dentro del ámbito político tomó decisiones que beneficiaron a España. Ya sea por azar, por necesidad o por su propio interés, el resultado fue positivo para el país. Así, nuestra nación se declaró neutral durante la I Guerra Mundial. Además, en los áticos del Palacio Real creó una oficina financiada por la Corona para realizar ayudas humanitarias sirviéndose de su red de contactos en Europa (no olvidemos que su madre era alemana y su esposa inglesa).

Esto lo hizo estar nominado al Nobel de la Paz, aunque no se lo otorgaron finalmente.

Sin duda, al menos para mí, hablamos de un monarca que marcó nuestra historia más reciente, un rey que vivió intensamente rodeado de una gran corte y de amantes, pero siempre solo. Un hombre que ya nació rey y no tuvo la oportunidad de ser niño. En definitiva un reinado que dejó herencia, y esa es la que estamos viviendo. Por supuesto, no me refiero a la física representada en la figura de nuestro rey Felipe VI, sino en la política con la que tantas semejanzas guarda, pero esto ya es otro tema.

Si te ha gustado, compártelo en las redes sociales y si quieres saber más sobre Alfonso XIII puedes adquirir la novela En los ojos del rey pinchando aquí.

Formulario de inscripción

La Navidad en los ojos de una escritora

Adoro escribir y cualquier tema me parece estupendo para redactar un artículo, por eso, creo que la Navidad es un pozo inagotable de literatura. Parece que todo está escrito, pero no. Prepárate, porque hoy vas a ver la Navidad desde los ojos de una escritora.

Diciembre se convierte en un período de sentimientos encontrados. Por un lado, el mundo para muchos adultos se torna duro, amargo; quizá el adjetivo más apropiado sea difícil porque el sentimiento que les embarga se llama tristeza. Son días en los que aquellas personas que ya no están se recuerdan más que nunca.

Por otro, el mundo infantil es su antítesis; durante veinte días, la fantasía y magia vienen avaladas por el sentimiento de alegría y el alboroto y la algazara suponen el tinte festivo que la infancia nos contagia.

Los niños son los protagonistas de la Navidad

Por eso, esta semana dedico el artículo a los niños ya que, sin duda, la Navidad es para ellos. Sin obviar el origen religioso de la celebración, tengo que decirte que me voy a centrar en Papá Noel, porque sí, se trata de un personaje religioso, aunque no católico. Pero, como estás leyendo un blog de literatura, te voy a hablar de las referencias literarias más interesantes alrededor de Claus ya que esta figura (para nosotros Papá Noel) y los renos nos van a envolver de magia esta semana.

Ven, vamos a adentrarnos en la Navidad de la mano de la literatura.

Es a principios del siglo XX cuando aparece un libro titulado “The life and adventures of Santa Claus”, su autor era L. Frank Baum. Sí este escritor es el de los libros del Mago de Oz, todo un éxito, ¿verdad? Pues quizá, lo que no sabías es que se hizo famoso ya con su primer libro para niños “Father Goose”. Vamos, todo un sueño para cualquier escritor.

Bien, pues en este libro de principios del siglo pasado, el autor nos cuenta cómo se origina la historia de la inmortalidad de Claus y su título de santo. Porque hablamos de este regordete señor como una fiesta pagana que, en esencia y origen, no lo es.

También, en un poema de Clement C. Moore de 1823 leemos que cambió el trineo tirado por un caballo blanco por otro tirado por renos.

Posteriormente, el caricaturista Thomas Nast fue quien lo dibujó de rojo, con gorro y botas altas.

El Santa de Thomas Nast

Ya en 1931 la empresa Coca Cola le dio el aspecto actual, de ahí, el paganismo con el que se le relaciona unido al consumismo.

La historia de los renos es algo diferente, porque surge de la leyenda mitológica nórdica sobre el Dios Odín, este dios montaba un caballo de ocho patas (de ahí los ocho renos). Por primera vez fueron reflejados en el poema “A visit from St Nicholas” en 1823.

Pero los renos de nuestro Papá Noel son nueve, no ocho. Exacto, el noveno reno, Rudolph, se agrega en 1939 en “Christmas story” de Robert L. May. Él fue su creador.

¿Recuerdas el nombre de los nueve? Venga, vamos a ver si los sabes: Donner, Blitzen, Vixen, Cupid, Comet, Dusher, Dancer, Prancer y todos ellos capitaneados por la última incorporación, el más famoso de todos los renos: Rudolph.

Pero, ¿cómo los llamaríamos en español?

Donner: Trueno

Blitzen: Rayo, relámpago.

Vixen: Juguetón, travieso.

Cupid: Amoroso.

Comet: Veloz.

Dusher: Alegre.

Dancer: Bailarín.

Prancer: Saltarín.

Rudolph: Rodolfo.

Ahora, olvida por un momento el aspecto consumista y materialista que envuelve de bonitos y llamativos papeles la Navidad, porque te invito a que hagas una reflexión valiéndote de la literatura navideña; yo he hecho la mía y quiero compartirla contigo.

Como te decía al comienzo, este artículo está dedicado a todos los niños del mundo, pero en especial a los niños de mi familia, porque, para mí, ellos encarnan de un modo perfecto ese espíritu de los renos mágicos.

Es por ello que no puedo resistirme al pequeño de pestañas kilométricas que es una perfecta mezcla entre Vixen y Dusher que me tiene conquistada. Poco antes, llegó a la familia Comet, solo con unos meses de diferencia y cuando se juntan encarnan a Donner . La última incorporación es Prancer, mi capricho, ella nunca camina, siempre da saltitos. Todos ellos están capitaneados por Rudolph, que en verdad fue la primera en llegar a mi vida dándole un nuevo sentido a esta fiesta, por eso y por su gran corazón es mi Cupid.

Los cuatro pequeños renos se adoran, quizá, la magia de la vida es la que ha hecho que formen el gran equipo que tira a la perfección del trineo familiar cada vez que se encuentran.

Ese es el verdadero sentido de la Navidad en casa, porque la alegría que desprenden convierten en mágicas no solo mis navidades, sino cada momento de la vida.

Hoy les leeré este artículo, pero también disfrutaremos juntos de diversas historias a lo largo de la Navidad, porque leer es divertido.

Y tú, ¿te animas a contarme tu Navidad? ¿Tienes algún renito en la familia?

Esta Navidad recuerda que un libro siempre es de los mejores regalos, aquí te explico por qué. Así que, no te olvides de poner en la carta algún libro y si es el mío, mejor, porque En los ojos del Rey gusta a todo el mundo.

Formulario de inscripción

Los Romanov: los primos rusos de los Borbones

La historia es siempre sorprendente. ¿Sabías que los Romanov fueron los primos rusos de los Borbones? Hoy te voy a mostrar los paralelismos que marcaron la vida de dos princesas, una Borbón y una Romanov, primas hermanas, que hicieron historia. Sigue leyendo, verás.

La vida es así: es sorprendente, caprichosa, bonita, dura. Todo depende de la persona, de la época, de la condición social, de los ojos con los que se mire.

Muchas son las niñas que juegan a ser princesas durante su infancia porque el mundo idealizado de los cuentos de hadas sigue estando de moda, sin embargo, cuando van creciendo, comprueban que ni los príncipes son azules ni existen los castillos ni la vida despreocupada. Es verdad que el universo de los reality y determinados programas (que, si te digo la verdad, no sé calificar) son lo más próximo a esa vida que he llamado despreocupada: dinero fácil y rápido a cambio de… eso lo dejo a tu criterio.

Lo que hoy nos ocupa es vida de dos princesas, nietas de la reina de reinas, Victoria de Inglaterra, y la estrecha relación entre ambas. Ellas son Victoria Eugenia de Battemberg y Alix de Hesse.

Victoria Eugenia ya sabes que fue reina consorte de España, como ahora lo es Letizia. Ella fue la esposa del rey Alfonso XIII, bisabuelo de Felipe VI.

Alix de Hesse la conocerás mejor si te digo que cambió su nombre al de Alejandra Fiodorovna Romanova cuando se convirtió a la iglesia ortodoxa rusa. Alejandra fue la última emperatriz Romanov.

Sí, sus vidas transcurrieron en paralelo. Quizá más de lo que pudieron imaginar cuando eran pequeñas y jugaban despreocupadas a ser princesas, lo que en realidad eran. Sin embargo, estuvieron marcadas por una diferencia que marcaría el devenir de la historia y que no es otro que el amor.

Los Romanov y los Borbones, vidas paralelas. Clic para tuitear

Cinco nietas de la reina Victoria, cinco reinas.

Nos centraremos en dos: Ena, como llamaban familiarmente a Victoria Eugenia y Sunny, como la llamaba su amado esposo, el zar Nicolás.

A pesar de que estas dos nietas de la reina Victoria llegaron a reinar, carecieron de un final feliz. Mientras que Ena terminó su vida en el exilio, sola, Alejandra murió asesinada junto al resto de su familia.

Dicen que el amor y el trono son incompatibles. Si el matrimonio real es por amor, mal vamos, porque el trono se fastidiará o viceversa. En el caso español, más viceversa que todo lo contrario y así llevamos varias generaciones ya. Las tiaras no han sido en la historia de España compatibles con la fidelidad.

Nicky y Sunny (últimos zares de Rusia) se casaron completamente enamorados y su amor fue creciendo con el paso de los años hasta que los sorprendió la muerte una noche de verano. Todo muy épico.

Ena, por su parte, se casó también enamorada, pero a su manera, al igual que Alfonso XIII. Claro, es que él era un Borbón y eso, ya sabes… Poco duró el amor, ¡qué te voy a decir!

Y ese amor, correspondido en una y en otra no, se convierte en el hilo conductor de sus vidas; todo lo que viven, su manera de reinar, su estilo de vida familiar y, sobre todo, de comprender las necesidades del país están marcados por el amor.

Ambas llegaron a sus países de adopción con una desgracia bajo el brazo.

Alejandra Romanov no era querida en absoluto por su familia política y, por ende, por el pueblo ruso que era profundamente supersticioso. Su llegada a Rusia coincidió con la muerte del zar Alejandro III, su suegro, quien dio su beneplácito para que se produjera la unión de los jóvenes enamorados porque se moría.

No hace falta que te recuerde que la entrada de Victoria Eugenia en la familia real española vino marcada por la sangre. El día de su boda, fueron víctimas de un atentado.

No nos olvidemos de que hemos dicho que son descendientes de la reina que introdujo la hemofilia en toda una estirpe y ambas eran portadoras de esta enfermedad (la transmitían las mujeres y la padecían los hombres).

Nuevamente, el amor marca diferencias. El zarevich heredó la hemofilia materna al igual que el príncipe de Asturias. El dolor era el mismo, las dos primas padecieron la enfermedad de sus hijos sintiéndose culpables, pero mientras que la zarina siempre tuvo el apoyo y amor de su marido, Victoria Eugenia padeció sola, culpada por el rey quien se alejó más de ella.

Alix y Ena, Ena y Alix. Dos vidas en paralelo marcadas por la desgracia. ¿Está el trono maldito? ¿Qué opinas?

Puedes tener una visión más amplia y desde la perspectiva del rey Alfonso XIII en mi novela En los ojos del Rey.

Si te ha gustado el post y quieres saber más sobre los Romanov, no olvides suscribirte:

Formulario de inscripción

Sicalipsis. El reinado más sicalíptico

¿Qué es la sicalipsis? Vamos a descubrirlo gracias al reinado más sicalíptico.

 

He de reconocer que me costó empatizar con el personaje protagonista de mi primera novela, En los ojos del rey. El rey Alfonso XIII no me merecía ni la más mínima empatía, no congeniábamos, no encontraba puntos en común con una persona que carecía de sentimientos, que frivolizaba con asuntos importantes y coleccionaba conquistas. Poco a poco, tras mucho leer y más imaginar, acabé encontrando ese punto humano, que respondía únicamente a la falta de atención, cariño y exceso de servilismo que lo condenaron a protagonizar una vida carente de sensibilidad y ser necesitado de amor, de sinceridad.

Sin embargo, qué iba a sospechar yo mientras relataba su vida a través de mi pluma (mis teclas, en realidad) que aquel granuja, cien años más tarde, tendría conmigo algo en común, convirtiéndose la pimienta de la novela en el punto convergente. Mientras Alfonso XIII introduce la sicalipsis en España, yo la introduzco en el diccionario de muchos de mis lectores, a la vez, que otros se alegran de volver a leer un término bien sonoro y un tanto anacrónico pero que, por el contrario, sigue estando tan de actualidad como antaño y más, mucho más.


Sabemos pues, que sicalipsis es sinónimo de obsceno o pornográfico y que la RAE lo define como “malicia sexual, picardía erótica”. Pero, ¿de dónde procede el término?, ¿cuál es su etimología? En verdad, el vocablo “sicalipsis” es una creación comercial de principio de siglo, apareciendo por primera vez en 1902 para anunciar una obra pornográfica en el diario El Liberal de Madrid.

La crearon los publicistas de principios del pasado siglo y está formado caprichosamente por la unión de las palabras griegas “sykon” cuyo significado es higo y “aleipsis”, untar. Por lo que la sicalipsis no es otra cosa que el frotamiento del higo. No obstante, se emplea con más frecuencia el adjetivo que de ella se deriva; sicalíptico convirtiéndose en la entrada empleada para las fiestas, orgías, películas, reuniones, imágenes… de los añorados, que no dorados en España, años 20.

 

Ahora, todos a usar este vocablo que tan bien suena.

 

Recuerda suscribirte al blog para recibir cada semana un nuevo artículo y si quieres conocer los entresijos del reinado y vida privada del rey Alfonso XIII, esta es tu novela: En los ojos del rey.

Formulario de inscripción

En España todo es cíclico

¿Monarquía o República? En España todo es cíclico. Esta es la eterna pregunta y también uno de los debates más candentes de los últimos años en nuestro país, principalmente avivado a tenor de los cada día nuevos acontecimientos con los que la Familia Real nos va sorprendiendo.

En realidad, lo que deberíamos plantearnos es la genética española.

Si hace algo más de una década, celebrábamos los avances del genoma humano, hoy, tendríamos que centrar los estudios en el genoma español.

Sí, los españoles somos unos seres extraños, inconformistas y sin memoria histórica alguna; esa memoria que tratamos últimamente de interpretar y con la que luchamos como quijotes contra molinos.

Pero claro, para la ciencia y la investigación ya no nos queda dinero, consecuentemente, no podemos estudiarnos. Y deberíamos hacerlo muy seriamente porque contamos en España con más casos (Gürtel, Noos, Operación Malaya, Pokémon…) que una saga policíaca.

Además, tenemos para todos los gustos ya que los cacos son políticos, banqueros, tonadilleras, duques o, en definitiva, cualquiera que se lo proponga un poquito puede ser protagonista de una de estas tramas. Porque el genoma español lleva implícito el gen de la limpieza ¡lo que gusta a un español blanquear! Que todo quede muy blanquito, que es sinónimo de pureza. No se diga.

Si miramos aunque sea de refilón nuestra historia, España ha sido un país tradicionalmente monárquico.

Hecho que en la actualidad se vuelve en su contra, ¿por qué? Sencillamente por esa tendencia rupturista que tan de moda está y con la que te sientes moderno. Fuera la Monarquía y viva la República. Vale, ya sé que no gusta, pero quien no conoce su historia, dicen, está condenado a repetirla. Y yo que algo he leído, no quiero que me pille.

Por eso, es necesario hacer un balance de lo bueno y malo pese a no estar aún en fin de año. Tras una larga tradición monárquica, Isabel II que como cualquier monarca español (bueno aquí, debo hacer un inciso y salvar a Carlos III) no se ha caracterizado ni por la inteligencia ni por su buen hacer, terminó exiliada con su pequeño heredero Alfonso XII.

Comenzó en ese momento, la primera prueba republicana y digo prueba porque exclusivamente duró 11 meses (lo mismo que el matrimonio de muchos famosos, por cierto). En 11 meses, nuestra I República contó con cuatro presidentes, ¿por qué? Muy sencillo, por la falta de entendimiento entre los diferentes partidos políticos, que lejos de mirar por un bien común, por España, se limitaron a entorpecerse.

Esto ocurrió entre 1873 y 1874 aunque bien podría traerse a la actualidad con los RajoySánchezIglesias y demás pandilla.

Con su primer presidente, Estanislao Figueras, comenzaron las movilizaciones en Cataluña, problema que en 2018 sigue sin resolverse. Y nos las dábamos de modernos. Ya entonces, la sublevación cantonal hacía sus pinitos pretendiendo divulgar la independencia. Y fue el último presidente, Emilio Castelar, quien viró a la corriente más conservadora a la vez que se alejaba de las intenciones reformistas.

Esto no gustó a algunos diputados que propusieron una moción de censura forzando su dimisión tras el Golpe de Estado del general Pavía.

Se acabó la I República, vuelve la Monarquía, regresan los Borbones con Alfonso XII, se inicia la Restauración, que es algo como muy renovado. Lo sucede su hijo Alfonso XIII, pero claro, después de una larga regencia llevada a cabo por su madre María Cristina de Habsburgo, no olvidemos que cuando murió, tan joven Alfonso XII, su hijo no había nacido todavía.

En los ojos del Rey queda claro cómo fue el reinado de este Borbón, en ella podemos apreciar el gran paralelismo que existe entre su reinado y el de su nieto, nuestro emérito.

Pero, ¿qué pasó con este rey, Alfonso XIII? En palabras de Valle-Inclán, “al rey no lo echaron por Borbón sino por ladrón”. Y con grandes vítores y algarabías, desterramos nuevamente a la Monarquía naciendo la II República, esta vez tuvo más vida, de 1931 a 1939.

Sin embargo, volvió a decepcionar, no todos los españoles estaban contentos lo que intensificó la violencia entre la izquierda y derecha, además de las huelgas e intentos revolucionarios que lo único que proporcionaban era inestabilidad.

Esto llevó a que un grupo de militares, encabezados por Francisco Franco, dieran un Golpe de Estado que desembocó en una guerra civil tras la que España se sumió en 40 años de Dictadura. Nuevamente, volvieron los Borbones y la historia ya la sabes.

¿Conocemos entonces nuestra historia o volverá a repetirse? ¿Estamos los españoles preparados para elegir y respetarnos?

Formulario de inscripción

Recientes entradas »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

ARRIBA ↑